divendres, 27 de novembre de 2009

Noves eines al serveis dels joves de Montcada i Reixac

Un dels elements claus d’èxit del sistema educatiu és mantenir una connexió permanent i actualitzada amb el món del treball i amb el món dels valors compartits. Connectant economia i societat, i societat i economia.
Són molts els informes que alerten que la distància que tradicionalment ha vingut patint el sistema educatiu espanyol vers la realitat econòmica, han dificultat no tant sol la marxa de l’economia, sinó una societat més vertebrada. Malgrat aquesta realitat, els avanços en els darrers temps han estat importants. El sistema educatiu espanyol ha revaloritzat la Formació Professional, ha augmentat les ofertes i cicles formatius, s’han diversitat els itineraris amb tot un seguit de mesures que pretenen millorar la qualificació dels nostres joves i la seva preparació pel món del treball; en definitiva, s’ha modernitzar el sistema .
Els ajuntaments han participat activament en aquest canvi. Montcada i Reixac, des de fa temps, està apostant per millorar la transició de l’escola al treball en aquest segment d’estudiants que, per manca de motivació, o per la seva emprenedoria, dirigeixen les seves passes més cap al món del treball que a mantenir-se en el sistema educatiu.
Fa uns dies, al Kursaal, al barri de Can Sant Joan, vàrem celebrat una jornada de treball que ha servit per constituir el que anomenem Dispositiu Local de Transició Escola-Treball, el DILTET Montcada. Hem iniciat un projecte molt ambiciós que té com a principal objectiu afavorir la continuïtat formativa i la inserció sociolaboral del jovent del municipi, prestant una especial atenció als col•lectius en risc.
Com vaig dir a la meva intervenció, fins ara el sistema educatiu i el sistema productiu han marxat per camins paral•lels i encara que l’un observa a l’altre, rarament coincideixen, o ho fan amb dificultat.
Així i tot, els desitjos dels uns i dels altres són complementaris; l’escola vol formar persones capaces de fer ús de les seves potencialitats al màxim, i el món empresarial necessita trobar un perfil de professionals que s’ajusti a les exigències del mercat.
Amb el Dispositiu Local de Transició Escola Treball es pretén minimitzar la preocupació de moltes famílies que es troben desorientades davant la falta d’expectatives del jovent i facilitar la coordinació amb els centres educatius, que és on es fa la primera detecció dels problemes.
Al 2007, gràcies a un acord entre l’Ajuntament, la Diputació de Barcelona i la Generalitat de Catalunya, vam posar en marxa el projecte d’innovació educativa ‘Projecte Global’, realitzat per l’IES La Ribera, en què van col•laborar 13 empreses i comerços de Montcada i Reixac. Els alumnes amb dificultats d’aprenentatge, baixa motivació pels estudis, i amb voluntat per aprendre un ofici i incorporar-se de forma immediata al mercat laboral, van poder iniciar les estades formatives, que els apropaven a una pràctica real al món del treball.
Els resultats positius de la iniciativa van portar a ampliar-la a tots els IES del municipi i cada vegada més empreses van voler sumar-se al projecte.
Podem dir amb orgull que el programa ha continuat creixent i en aquest moment, anys desprès, aquest repte s’ha assolit. Ara, amb la constitució de la DILTET Montcada tenim l’oportunitat de que els camins paral•lels es converteixin en un de sòl.
La Diputació de Barcelona, a través de la presidència delegada de l’Àrea d’Educació, ha reconegut en aquesta iniciativa de l’Ajuntament de Montcada i Reixac una aposta decidida i valenta per crear noves sortides i noves esperances a molts joves del municipi. Estem molt satisfets d’aquest reconeixement institucional, però més encara de la resposta que ha tingut la creació d 'aquest Dispositiu Local de Transició Escola-Treball entre els instituts i entre el sector productiu i comercial de la ciutat. Aquestes valoracions ens animen a seguir treballant en aquesta línia.

dimecres, 25 de novembre de 2009

Pacto ciudadano contra la violencia de género



El 25 de noviembre se ha celebrado el Día Internacional contra la Violencia de Género. En Montcada i Reixac, un año más, hemos querido mostrar nuestro rechazo a la violencia hacia las mujeres, punta del iceberg de les desigualdades de género existentes en la sociedad.
Sabemos que la lucha contra la violencia de género no ha de limitarse sólo a las instituciones. La erradicación de esta violencia y el apoyo a las mujeres que la sufren debe implicar a toda la sociedad.
Como lacra social que es, el cambio sólo será posible gracias a la sensibilización y actuaciones colectivas, y comienza, en primer lugar, por la muestra de rechazo de la población, tanto de hombres como de mujeres, hacia todo aquel que la ejerza.
Desde hace tiempo en Montcada i Reixac estamos trabajando en diferentes frentes. Uno de ellos es la sensibilización social, que sabemos que ha venido aumentando de forma importante en los últimos años. Partidos políticos y asociaciones de todo tipo vienen brindando su apoyo en esta lucha. Este año, fruto de este acuerdo entre asociaciones, entidades y partidos políticos, hemos elaborado y presentado públicamente el Pacto Ciudadano contra la Violencia de Género.
Pienso que es importante destacar que el proceso de constitución del Pacto se inició a partir de una reunión el pasado 1 de octubre, en la que fueron convocadas las entidades y partidos políticos del municipio, contando con una asistencia de un gran número de asociaciones.
Después de los trabajos de discusión del texto, el Pacto nace con la voluntad de estar abierto permanentemente a las incorporaciones de entidades, con el compromiso de renovarse anualmente, cada noviembre, con la asunción de nuevas obligaciones.
Desde esta tribuna quiero agradecer públicamente la adhesión al pacto de las 29 asociaciones y partidos políticos que se han comprometido en su cumplimiento, defensa y promoción.
Los compromisos asumidos con el Pacto Ciudadano contra la Violencia de Género, son los siguientes:

Trabajar por hacer de nuestra ciudad un espacio libre de violencia contra las mujeres.
Visualizar la realidad y la amplitud de la violencia hacia las mujeres, negándonos a ser cómplices con nuestro silencio.
Promover y apoyar las iniciativas de prevención de la violencia de género que se produzcan en la ciudad.
Expresar públicamente nuestro rechazo a la violencia y la responsabilidad incuestionable de quien la practique.
Respetar los sentimientos, percepciones y procesos de las mujeres víctimas de la violencia, fomentando su autoestima y valorando sus decisiones e iniciativas.
Considerar la violencia de género como un hecho social, del que todo el mundo es responsable, y no como una cuestión privada en la que nadie ha de intervenir.
Trabajar por promover la cultura de la resolución de conflictos sin violencia, potenciando la construcción de nuevos modelos relacionals en nuestro municipio.
Reconocer y poner en práctica modelos alternativos de vida que no impliquen violencia en las relaciones entre las personas.
Colaborar, participar y difundir activamente aquellas actividades que pongan en marcha otras asociaciones de la ciudad contra la violencia hacia las mujeres.


La colaboración e implicación de todos y todas en la lucha implacable contra la violencia de género es la primera condición para ganar la batalla a este sinsentido y superar al dolor lacerante de las victimas y la complicidad de aquellos que la silencian.

dijous, 19 de novembre de 2009

Sólo hay una educación, y es el ejemplo


El título de esta reflexión se atribuye a Gustav Mahler, compositor y director checo. La frase me ha parecido muy apropiada para resumir lo que creo que es la esencia de la nueva alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlón.
El pasado martes, tuve el honor de asistir al acto de investidura de la nueva alcaldesa. La excepcionalidad del caso, favoreció que muchos vecinos y vecinas y compañeros y compañeras socialistas, quisiésemos manifestarle nuestro apoyo con nuestra presencia en la Sala de Plenos.
Me pareció una prueba de humildad que pidiese públicamente disculpas a la ciudadanía por todo el daño que está causando a la ciudad el tema del caso Pretoria. También creo que es destacable su gran calado político al tender su mano al resto de grupos municipales, aun disponiendo el grupo socialista de mayoría absoluta en Santa Coloma.
Quiero destacar un gesto simbólico que no puede pasar desapercibido. Ya como alcaldesa, sin subir a la tarima, dirigió sus primeras palabras diciendo lo siguiente “Aquí estoy. Soy lo que veis. Una mujer joven y trabajadora, madre de familia, socialista por tradición y decisión, preparada y decidida, colomense de los pies a la cabeza”. En definitiva, un ejemplo de persona hecha a sí misma, igual a sus semejantes, de extracción humilde, de familia modesta, pero tenaz y perseverante en sus convicciones, que asume responsabilidades sin esconderse y que es capaz de liderar situaciones difíciles, sin complejos y sin vehemencia.
He coincidido con Núria en varias ocasiones -es responsable de cooperación del PSC- y siempre me ha parecido una persona noble, equilibrada, sensata, formada y con una gran visión política de su ciudad y del ámbito metropolitano. En las pasadas elecciones al Parlamento Europeo fue candidata socialista, junto con Maria Badia, nuestra europarlamentaria por el PSC. En definitiva, una persona preparada y comprometida.
Quedan menos de diez y ocho meses de mandato y la joven alcaldesa tendrá que lidiar con una oposición crecida que aprovechará la mínima de cambio para cuestionarla, para criticarla por lo que hace y por lo que deja de hacer. Desde aquí quiero volver a transmitirle mi apoyo y ánimos para consolidar su proyecto de ciudad con rigor, diálogo y transparencia, los tres fundamentos sobre los que ya ha anunciado que construirá su nueva etapa.
Es una excelente noticia saber que Santa Coloma de Gramenet cuenta con una alcaldesa como Núria!

dimecres, 18 de novembre de 2009

20è aniversari de la Convenció sobre els Drets dels Infants

1989 va ser l’any del naixement de la Convenció sobre els Drets dels Infants. Impulsada per UNICEF, dins de Nacions Unides, en pocs anys va rebre el suport de la pràctica totalitat dels països d’aquesta Organització Internacional. Tret de Somàlia i Estats Units que han manifestat reserves pel tema de la justícia als menors, la Convenció té un caràcter vinculant pels estats que l’han signada, com és el cas d’Espanya.
Des de fa vint anys, amb un desenvolupament molt irregular segons els països, ha anat guanyant visibilitat. Cada país ha avançat de manera diferent. A Catalunya, per exemple, s’acaba de redactar una llei específica per als infants: la Llei dels drets i les oportunitats de la infància i l’adolescència.
El llistat d’articles que configura el text va ser aprovat com tractat internacional el 20 de novembre de 1989 i la Convenció en els seus 54 articles reconeix com infants els menors de 18 anys, i com individus amb ple dret al desenvolupament físic, mental i social i a expressar lliurement les seves opinions.
Potser algú es sorprendrà d’aquesta Convenció, perquè, al cap i a la fi, als països avançats, i amb Estat de dret, la tutela dels drets engloben també als menors. És a dir, a Espanya, a Grècia o al Regne Unit, l’impacte de la Convenció ha estat menor, fins i tot simbòlica, perquè la mateixa legislació nacional o comunitària ja ho contempla. Però, en canvi, per altres països la Convenció ha estat innovadora. Com molts especialistes consideren, aquest Tractat sobre els drets dels infants era necessari perquè, tot i que molts països tenia lleis que protegien a la infància, altres no. Al tercer món això significa, freqüentment, pobresa, accés desigual a l’educació i abandó. Problemes que també apareixen als països rics.
Encara queda molt per recórrer, ho sabem. Les desigualtats, i les crisis, castiguen amb més crueltat als més febles, com són els menors o la gent gran. Malgrat tot, no hem de baixar mai la guàrdia a l’hora de mostrar la nostra solidaritat, el nostre compromís amb els drets humans, i en particular amb els infants, i la gent gran, els dos pols més vulnerables de l’estructura demogràfica.

dissabte, 14 de novembre de 2009

Leer, ver y escuchar con distancia crítica

En los últimos veinte años se han producido más cambios en el mundo de la comunicación que en toda la historia anterior. El universo mediático ha crecido exponencialmente en soportes, códigos y lenguajes. El poder de los medios de intermediar entre la realidad y la sociedad los hace únicos, y con una apariencia poderosa. Su bombardeo es constante, desde infinitos frentes, con artilugios inimaginables y con una pertinaz insistencia para captar nuestra atención continuadamente. Ha llegado el momento de hacer una parada en el camino y pensar sobre todo esto. Este artículo invita a esa reflexión.
Parto de la base que los medios de comunicación no construyen su discurso al margen de la sociedad. Aquel aforismo repetido hasta la saciedad en las facultades de periodismo de que noticia es que un niño muerda a un perro y no al revés, enmarca el debate. Lo noticiable es lo excepcional y no lo cotidiano, y a partir de aquí los medios tiendan a amplificar el impacto de los hechos. Cualquier cosa es buena si llama nuestra atención, sorprendiéndonos, indignándonos o conmoviéndonos. Mi primera sugerencia en todo este marasmo de información es que hay que saber quien hay detrás del los medios. Ello te prepara para saber quien dispara la noticia, hacia dónde y con que munición. Es imprescindible saber quién está suministrando la información. Segunda sugerencia, hay que saber ver el color con el que se pintan los hechos. Todo el mundo tendemos a pintar los hechos del color de nuestros intereses, los medios de comunicación, los primeros. No son neutrales, no hay que olvidarlo. Nadie es neutral. Tercera sugerencia, los opinadores van en aumento, muchos son buenos y serios, los mas no, sino malabaristas de la palabra, encantadores de serpientes a sueldo del que les paga, monos de feria que saltan al son que tocan.
Mí único consejo es que hay que acostumbrarse a leer, ver y escuchar con una cierta incredulidad, con una sana crítica y una buena distancia afectiva. Creo que si tenemos presente todo esto, en definitiva, si conocemos como son y cómo funcionan los medios, quien hay detrás, y con que fines, su influencia sobre nosotros se reducirá, cuestión que contribuirá a hacernos un poquito más libres.

divendres, 13 de novembre de 2009

La amenaza del Gran Hermano


Hace poco salía en prensa una información que alertaba sobre la vulneración del derecho a la intimidad de las personas, y del secreto de las comunicaciones, a partir de pinchar escuchas telefónicas. El tema arranca en 2000, cuando el gobierno de Aznar encargó lo que se ha dado en llamar el sistema SITEL (Sistema Integral de Interceptación de Comunicaciones Electrónicas), tecnología que permite al Gobierno, la posibilidad de pinchar todos los teléfonos de España y conocer, además de las conversaciones, la identidad del sujeto, su operador telefónico, el punto geográfico exacto en el que se encuentra e incluso el tipo de contrato que tienen, sin necesidad de una autorización judicial previa. Después de diversos contenciosos, el gobierno Aznar, tras pagar por el sistema SITEL 36 millones de euros no hizo uso de él y paralizó su desarrollo. No obstante, los servicios de inteligencia el Estado, por lo que sabemos, recurren a este sistema para el seguimiento de personas supuestamente vinculadas con delitos relacionados con el terrorismo, fraudes de todo tipo y temas parecidos. En definitiva, sin tener que recurrir a un juez, con una simple sospecha que recaiga sobre cualquiera de nosotros, por muy peregrina que sea esa sospecha, nos pueden pinchar el teléfono, o interceptar los correos electrónicos, sin más ni más.
No quisiera hacer un artículo demagógico sobre lo perverso del asunto. Sabemos que cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, y los servicios de inteligencia, deben tener instrumentos ágiles para intervenir, o interceptar comunicaciones sin tener que recurrir a todo el proceso administrativo de solicitud de autorización, que el juez lo autorice y que se pongan en contacto con la operadora para pedir permiso y así poder escuchar al supuesto sospechoso. Sabemos que el siglo XXI los ciberdelitos o la rapidez para intervenir nos obliga a ser muy ágiles. Mi reflexión va más en la línea de que aquel viejo binomio −de supuesta suma cero−, donde seguridad y libertad estaban unidas y lo que una ganaba la otra lo perdía, es falso. Debemos exigir seguridad, pero también debemos exigir protección de la intimidad en las comunicaciones, debemos preservar nuestra libertad personal. La constitución, el derecho europeo, y las convenciones internacionales tutelan ese derecho como un derecho fundamental. Que no planee sobre nosotros la amenaza, la sombra del Gran Hermano, aquel 1984 de George Orwell.

dimecres, 11 de novembre de 2009

Nuestros mayores: auténticos héroes anónimos




Hace poco coincidí en un acto de ciudad con mayores de Montcaca i Reixac. Como siempre, son encuentros muy agradables. Los mayores son, de lejos, los más directos a la hora de mostrar sus quejas o desacuerdos, pero también los más agradecidos cuando se hacen bien las cosas. Siempre son claros.
He de reconocer que siempre que coincido con jubilados y pensionistas me asalta un sentimiento de eterna gratitud hacia ellos. Detrás de sus caras veo personas que han trabajado duro –y durante muchos años–, para sacar adelante a sus familias, sus proyectos de vida, sus anhelos e ilusiones. Desde aquí, nuevamente, quiero hacer un llamamiento a la necesitad de revitalizar la figura de los mayores en nuestro imaginario colectivo. Son auténticos héroes anónimos. Siempre que coincido con ellos, manifiesto nuestro compromiso por intentar ayudar en lo que podemos. Nuestra sociedad tiene un compromiso permanente con todos ellos. Configuran una generación que sentaron los pilares de nuestra sociedad, cuando esos pilares se construían con pico y pala, y de sol a sol.
El dinamismo del colectivo de la gente mayor cada vez más se aleja de aquel arquetipo arcaico y pasivo de personas que después de jubilarse sólo se dedicaban a tomar el sol en la plaza del pueblo y a ver pasar las horas. Ahora nuestros mayores gozan de una esperanza de vida alta, de más salud y, comparativamente, con más recursos que hace una generación. Todavía queda mucho por recorrer para igualarnos a otros países de nuestro entorno, pero vamos en la línea de equipararnos.
Desde el Ayuntamiento intentamos dar el máximo apoyo a las diferentes actividades vinculadas con nuestros mayores. Soy consciente de las diferentes iniciativas que los dos casals de la ciudad organizan para este gran colectivo: cursos, bailes, talleres, actividades físicas e intelectuales…
El próximo 12 de diciembre organizaremos la festa de la gent gran en el Pavelló Miquel Poblet y será el punto de salida de una semana de actividades vinculadas a nuestros mayores. Intentamos hacer todo lo que está a nuestro alcance para manifestar nuestro reconocimiento y agradecimiento a su labor. En estos tiempos de crisis quizá no podamos llegar a donde nos gustaría, pero nuestro reconocimiento y respeto hacia ellos siempre será eterno.

dijous, 5 de novembre de 2009

¿Son las mujeres mejores gobernantes? (y 2)
















Hace unos días reflexionaba sobre las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de gobernar. Las conclusiones no son, ni mucho menos, concluyentes, pero me gustaría compartirlas.
De entrada, creo que las mujeres tienen una mayor destreza para gestionar conflictos. Disponen de una mayor maestría a la hora de estudiar mejor los rostros y analizar sentimientos, que también interpretan y trasmiten mejor. De forma muy básica, parece como si el cerebro femenino estuviese diseñado para relacionarse, y el masculino para actuar. A las mujeres, más que a los hombres, les interesa garantizar la armonía social. Es decir, buscar y consolidar relaciones armoniosas, evitar conflictos, generar lazos sociales basados en la comunicación y el compromiso. Utilizan, mejor que los hombres, el lenguaje para lograr el consenso. Les importa menos el estatus que a los hombres, aunque compiten más entre ellas por llamar la atención del resto. Las relaciones son el centro del ser femenino.
Todo esto lo digo en base a mi experiencia personal. En mi época de profesor de instituto, costaba poco ver cómo las estudiantes, las jóvenes mujeres adolescentes, buscaban establecer relaciones estrechas y bilaterales con otras chicas. Los niños, en cambio, pocas veces verbalizaban sobre relaciones, sino que se relacionaban a través del juego, a través de conceptos como el rango social, el poder, la defensa del territorio o el recurso a la fuerza. Creo que, por término medio y generalizando, las mujeres tienen más actitudes sociales, empatía e inteligencia emocional que los chicos. Los hombres son más insensibles a las emociones, las relativizan y se distancian de ellas si perciben que les generarán problemas, en cambio asumen más riesgos que ellas y compiten más directamente en juegos de fuerza o destreza. Los hombres ganamos en inteligencia analítica y racional y suspendemos en la afectiva y emocional, con un cero patatero en “instinto”. Por suerte, todas estas diferencias se van diluyendo poco a poco gracias a una educación basada en la igualdad y el trabajo de las emociones.
No obstante, algunos neurólogos consideran que el cerebro femenino tiene una auténtica aversión al conflicto, instrumentado por el miedo a encolerizar a los demás, con el riesgo de perder relaciones. Parece que hay un cierto acuerdo entre sociólogos y psicólogos en que las mujeres reaccionan con una alarma mucho más negativa ante el conflicto y el estrés de las relaciones que el cerebro masculino. Frecuentemente, los hombres disfrutan del conflicto, de la competición entre ellos, e incluso fanfarronean. Cuestión que las mujeres ni se les pasa por la cabeza. Para las mujeres el conflicto es una amenaza para la estabilidad, para los hombre una oportunidad de poder imponer su criterio. La mujer cuida y busca amistades. Los hombres la apariencia externa de su poder.
Cuando en política hablamos de governanza, hablamos de pensar y actuar en red, en la perspectiva de la dependencia mutua, de compartir información y de decidir conjuntamente, de ir más allá de lo inmediato o de tener interés real por todos los componentes del grupo. Es decir, al hablar de governanza hablamos, ni más ni menos, que de importar la visión de la mujer a la política.
Ellas, en esta vida moderna han tenido que compatibilizar la vida profesional, junto con la dedicación al hogar y la familia, objetivos nada fáciles de lograr. Cada vez son más las mujeres que van consiguiendo ese doble objetivo. Las mujeres deben seguir luchando para que la visión femenina de la política, –alejada de la ñoñería y de los tópicos estúpidos– vaya ampliando su campo de influencia. Aún así, mujeres como Margaret Thatcher, Rita Barberá o Esperanza Aguirre, han dado muestras sobradas de que lo que hacen es reproducir el modelo masculino del ordeno y mando. Claramente, no son el mejor ejemplo de lo que estoy proponiendo.
No puedo determinar que las mujeres sean mejores gobernantes que los hombres, pero si que las habilidades que poseen, en muchos casos, son muy útiles y adecuadas para la política. Es necesario, deseable y urgente que las mujeres vayan asumiendo mayores responsabilidades en las tareas públicas, en la política. No tengo la más mínima duda de que todos saldremos ganando. En las fotografias que ilustran estas reflexiones quiero hacer un reconocimiento a la buena labor de muchas mujeres con responsabilidades políticas que, como las alcaldesas Ana del Frago en Barberà del Vallès, Eva Menor en Badia del Vallès o Núria Marín en Hospitalet, están llevando a cabo.

dimarts, 3 de novembre de 2009

¿Son las mujeres mejores gobernantes? (1)

La pregunta está formulada con un fondo provocativo. Lo explicaré. Hace unos días leía en El País una entrevista a Michelle Bachelet, la presidenta de Chile. La entrevista tenía un triple interés. Por ser la primera mujer de América Latina no casada con un ex presidente que ha llegado a la presidencia, por ser Chile el país en cuestión, y por haber provocado una gran reconciliación nacional entre sus conciudadanos. De estas reflexiones me ocuparé sólo de la primera: ser mujer y ser política.
Creo que muchos de nosotros compartiremos que las mujeres, desde pequeñas, están acostumbradas a enfrentarse a la resolución de los conflictos buscando una solución en la que todos salgan ganado. Buscando que el resultado sea bueno para la gran mayoría y que queden pocos heridos en el camino. Los hombres, en cambio, nos preocupan más lo resultados que el propio proceso. Pondré un ejemplo. Hace poco, un colaborador mío me explicaba que en una competición de fútbol escolar donde jugaba su hijo de 11 años en un equipo mixto, observó lo siguiente. Una niña que jugaba de defensa en el equipo de ese niño tuvo un choque con el delantero del equipo contrario y el niño atacante cayó al suelo. La niña en vez de salir tras la pelota que había quedado a la deriva, acudió a auxiliar al delantero que estaba en el suelo, mientras los padres del equipo de la niña, desde las gradas, la apuraban para que dejase al niño y fuese a por la pelota. La niña los miró, miró al niño en el suelo y a la pelota, y se decantó por ayudar al niño del equipo contrario a incorporarse. ¿Interesante verdad? Este es un caso real. Es cierto que quizá para la niña del ejemplo el fútbol no sea lo suyo, pero apunta un comportamiento femenino muy característico: el interés franco por los demás.
El género de las persona acaba siendo un factor determinante en muchas cosas. En política también. Coincido con Bachelet en que, no sé si debido a condicionantes culturales, antropológicos o biológicos, o incluso si está relacionado con el momento histórico que estamos viviendo, pero habitualmente, sin llegar a hacer una generalización de gran alcance, las mujeres se relacionan con el poder más desde la óptica de servicio a los demás, que los hombres. Creo que, salvando los grandes tópicos, que siempre son forzados e inexactos, las alturas del poder tienden a marear más a los hombres que a las mujeres.
Cuando miro a mi alrededor y observo cuantas mujeres se han visto investigadas por asuntos turbios en las finanzas, en la política, en la económica, en los partidos o en cualquier otro asunto, veo que los hombres encausados representan un 99,9% de los casos y no ocupan el 99,9% de todos los cargos. Por poner otro ejemplo, no me imagino a una hipotética Silvia Berluscona, en funciones de Presidente del gobierno de Italia, alardeando de haber mantenido relaciones con prostitutos, o diciendo que los hombres son la bendición de Dios con una chulería casposa. En la vida, como en la política, hay que ser ético y estético, y mujeres y hombres reaccionan diferentes ante imputs iguales.
Quizá el poder tenga para los hombres un simbolismo de fuerza, asociado a la sumisión, a la obediencia, al boato, y al artificio, en definitiva más al dominio que no en las mujeres. Como dice un colaborador mío, detrás de cada hombre, frecuentemente, existe ese anhelo de aspirar a ser el macho dominante, ser macho alfa, el que domina y protege a su manada. Para la mujer, en cambio, su anhelo no pretende tanto ejercer el poder por el poder, sino influenciarlo con el objetivo de proteger a sus componentes, resolviendo conflictos de la forma beneficiosa para todos.