dimecres, 23 de juny de 2010

Discurs de comiat en el Ple extraordinari del 21 de juny de 2010

Avui és un dia molt especial per a mi, en què necessàriament he de mirar enrere. En aquests dies, he tingut l’oportunitat de mirar fotos de fa 15 anys. No hi ha dubte que he guanyat cabells blancs i el que no té preu, la possibilitat de dedicar-me a treballar per la ciutat en la qual visc.
Al llarg de tots aquests anys de servei a la ciutat he tingut la complicitat de molta gent. Sense aquest suport tot hagués estat impossible. És un dia de comiat, però també de retrobada. Després de 15 anys de regidor, i gairebé tres mandats com a alcalde, avui és el meu darrer dia com a regidor d’aquest Ple. També és un dia de retrobada, perquè em sento molt content pel suport que estic rebent i la presència de molt amics i amigues que amb aquest gest volen transmetre’m el seu afecte. Moltes gràcies per ser-hi.
En contra del que diuen opinions malintencionades, no deixo l’acta de regidor pel que especulen els malpensats. Me’n vaig, després de tants anys de servei a la ciutat, principalment, per dos motius. Primer, perquè em sento ple de forces i d’idees, i entenc que és el moment de canalitzar-les en altres àmbits. I segon, i no per això menys important, per facilitar el relleu dins del partit. Així és com ho he manifestat al Partit Socialista, al grup municipal, a tots els regidors i regidores de l’Ajuntament i ara, i aquí, a tota la ciutadania de Montcada i Reixac. No us preocupeu si heu vist el meu nom en determinats mitjans de comunicació d’una forma en què maliciosament alguns em volen veure. No em penedeixo de res, ni tinc res a veure amb maniobres obscures, ni trames de cap tipus. La ciutat de Montcada i Reixac no es veurà tacada per res del que alguns m’acusen. Com diu la dita: el savi no diu el que sap, i el neci no sap el que diu. El temps posarà cadascú en el seu lloc. I tots els que ara acusen de forma gratuïta, s’hauran d’empassar les seves paraules. Una altra dita diu que: el que la raó no pot curar, sovint ho cura el temps.
Vull acomiadar-me sense cap rancúnia, ben al contrari, amb la mateixa il•lusió i serenitat amb què vaig començar l’any 1999. Ser alcalde de la pròpia ciutat és un dels majors honors institucionals que pot assolir una persona. Jo l’he tingut i em sento molt afortunat per haver pogut exercir aquesta responsabilitat única, al llarg d’onze anys. Aquesta ha estat una dedicació intensa i incansable, però sobretot molt gratificant. Tot aquest temps dedicat a la meva ciutat no el canviaria per res del món. Deixo l’acta de regidor amb l’orgull d’haver contribuït, juntament amb altres persones, que la ciutat donés un salt qualitatiu molt destacable. En política, com a altres àmbits de la vida, tothom és necessari, però ningú, per fortuna, és imprescindible. Me’n vaig content i satisfet per la feina realitzada, i convençut que el futur de Montcada i Reixac només pot ser prometedor. Marxo feliç per les contínues mostres de suport i d’estima que he rebut per part dels meus conciutadans i conciutadanes al llarg de tots aquests anys. Aquest és el major reconeixement que pot rebre un servidor públic.
El dia que el Ple municipal em va investir com a alcalde vaig dir en el meu parlament que l’esperit de servei seria el veritable nord que orientaria la meva acció de govern. Ara, el dia del meu comiat, manifesto la meva gran satisfacció pel deure complert.
Veïns i veïnes, no hi ha dubte que, entre tots i totes, estem construint una ciutat del segle XXI, una ciutat metropolitana amb projectes emblemàtics de referència, amb una millora molt visible de la trama urbana. No és el moment d’enumerar les actuacions del govern municipal des dels darrers anys. No em correspon a mi fer aquestes valoracions. Però les millores de Montcada i Reixac salten a la vista. Els diferents govern municipals, els seus regidors, els alcaldes que hem governat aquesta ciutat, hem tingut encerts i errors. No hi ha dubte que ha estat així! Però tots, sense excepció, hem lluitat per aconseguir una ciutat millor, amb més serveis, més equipaments i més qualitat de vida.
La satisfacció d’haver pogut contribuir en la millora del nostre municipi, a fer una Montcada i Reixac més amable i més agradable per viure-hi, és una sensació única. Tots i totes, cadascú de nosaltres, amb les seves característiques pròpies, hem de sentir-nos orgullosos de ser montcadencs i montcadenques. Sóc conscient que hi haurà gent a la ciutat, i arreu, que no reconeix aquest esforç, fins i tot que és crítica amb la feina feta o que malpensa de tot el que hem fet, a la vegada que aprofita l’ocasió per inocular el virus de la desconfiança o alçar sospites i incriminacions contra la meva persona. A tots aquests els vull dir que com més buida és la incompetència, més soroll necessita. El que sempre ha dirigit la meva acció de govern és la defensa de l’interès general de la meva ciutat.
Des del minut 1, en què vaig entrar en aquest Ajuntament, fins al dia d’avui, que renuncio a l’acte de regidor, tot el que he fet ha estat amb l’únic objectiu de millorar la ciutat i la qualitat de vida dels meus veïns i veïnes. Quan vam guanyar les eleccions el 1999, ens vam trobar un municipi que estava creixent, i que s’estava fent gran, amb noves necessitats i demandes. Ara, quan miro enrere, i amb la perspectiva d’aquests tres mandats, crec, francament, que, entre tots i totes, hem generat un gran avanç en la ciutat, sense precedents en la història de Montcada i Reixac. I això no ho dic jo, sinó la gent de la nostra ciutat. Em sento orgullós per haver-hi contribuït.
Però no ens podem aturar aquí. No podem conformar-nos amb l’autocomplaença de les fites aconseguides. Tenim al davant temps decisius que hem d’afrontar amb fe i optimisme, amb decisió, valentia i esperança. Amb nous lideratges, i renovades il•lusions. En tot aquest trajecte hem de preservar com a un gran tresor la cohesió de la nostra societat. Estem passant moments econòmics molt difícils. Hem de reforçar la confiança en les nostres possibilitats, i ser un exemple de lluita i tenacitat, i no donar-nos mai per vençuts. La política és una barreja de normes i voluntats que vertebren les nostres societats. Ningú no pot alentir el progrés de la nostra ciutat. Al llarg de moltes dècades Montcada i Reixac, la nostra ciutat, havia jugat a la segona divisió. Ara, amb l’esforç de tots i totes, hem pujat la ciutat a la divisió d’honor. Una ciutat que cada vegada més, s’està dotant de serveis de primer nivell. Ningú no ens regalarà res, i hem de continuar lluitant per Montcada i Reixac.
La dimensió de la ciutat que estem construint creix amb la mateixa intensitat com ho fan els valors compartits. El benestar o la felicitat no depenen només dels béns materials, sinó de l’alegria de compartir-los, dels vincles afectius que tenim amb les persones del nostre voltant, i de la satisfacció moral de formar part d’una comunitat de referència. La història no és una seqüència de dates, sinó d’accions humanes, de fets, però perquè sigui una història viscuda i narrada ha de ser una història compartida. I aquesta és la història que crec que hem fet a Montcada i Reixac.
Ningú és més ni menys que altre. Totes les persones són importants i totes han de contribuir i tenir el dret de ser-ho. Tothom ha de participar en el progrés de les nostres societats. Us encoratjo a tots i totes a que continuem treballant en la seva millora. El camí no és fàcil ni còmode. La situació actual no ajuda, però no hem de defallir en la nostra obstinació de fer ciutat. Hem de lluitar contra el desànim i tenir la seguretat necessària per superar les dificultats.
En l’apartat d’agraïments, no vull deixar passar l’ocasió de fer pública la meva infinita gratitud, en primer lloc, a la meva família, per la comprensió que ha tingut en tot moment. La meva dona i els meus fills saben, més que ningú, el sacrifici familiar que suposa ser la màxima autoritat de la ciutat. Gràcies! Sense la seva ajuda, tot plegat hagués estat impossible. Gràcies, sobretot, a Fina, la meva companya de vida, pel seu suport. Ella, possiblement de tota la ciutat és una de les persones més felices. En aquests moments, també vull fer un esment molt especial a la meva mare, octogenària però molt lúcida, i sobretot al meu pare, que, malauradament, va morir quan jo tenia 30, però que sempre ha estat un referent modèlic a la meva vida.
També vull agrair el treball realitzat al grup municipal socialista, i als membres de l’Agrupació, a tots els regidors i regidores que, des del primer moment, sempre m’han donat el seu suport. Tant els que esteu ara amb mi, com els que ara no hi són, però que van compartir un trajecte de la travessa. Als companys i companyes del grup socialista: Carme Porro, Eva Gonzalo, Carlos Guijarro, Ana Rivas, Juan Parra, Sergio Hermoso, Teresa Gallego i Alicia Solano. Com sabeu, sempre, des del primer moment, he intentat generar grans acords de govern, apostant per governs de concentració amb altres grups municipals amb els quals poder fer ciutat entre tots i per a tothom. En aquest sentit, no puc menys que manifestar el meu agraïment a tots els regidors i regidores dels diferents grups polítics municipals que al llarg d’aquests tres mandats han sumat esforços en el govern municipal. Especialment als regidors i regidores de CiU. Amb els quals, com a socis, hem compartir govern i als quals vull agrair i reconèixer la seva lleialtat i el seu compromís. Amb CiU hem format govern. Hem estat i som dos grups diferents, però un únic equip de govern. Vull agrair a Joan Maresma, al capdavant del seu grup, per la responsabilitat i fidelitat institucional que sempre ha tingut. També a Joan Carles Paredes, Amèlia Morral i Mari Carmen González. A tots i totes vull manifestar-vos el meu reconeixement pel vostre treball, no sempre fàcil i molt sovint ingrat. A la resta de grups de l’oposició un consell: feina, feina i més feina per a la nostra ciutat. Amb el pas del temps, tots haurem de donar explicacions de què es diu i què es fa. Realitzeu una tasca que, al marge dels colors polítics, la feu pel ferm convenciment de servei públic que tots i totes tenim. També us vull demanar el màxim suport institucional i polític a la futura alcaldessa, Maria Elena Pérez. Confio plenament en les seves qualitats i estic convençut que la primera alcaldessa que tindrà la nostra ciutat representarà un canvi generacional i de lideratge absolutament positiu.
També agrair a tot el personal de l’Ajuntament, tècnics i tècniques municipals, per la feina feta. Sense el seu esforç i professionalitat, la ciutat que tenim ara no hagués estat possible. I al moviment associatiu, entitats de la ciutat, esportives, culturals, de lleure o educatives entre altres, per la contribució que tots i totes esteu realitzant en la millorar de Montcada i Reixac. Tothom, cadascú des de la seva vessant personal o comunitària, ha estat protagonista indiscutible en la creació de ciutat. A tots i totes vull agrair-vos l’esforç, el treball i la confiança que sempre hem tingut en les nostres possibilitats. Vull donar les gràcies de tot cor, i m’agradaria fer-ho abraçant conjuntament els 34.000 habitants de la ciutat.
A tots i a totes, gràcies per haver-me donat el vostre suport durant tots aquests anys. Continuo amb el ferm compromís de seguir treballant per la ciutat, però des d’altres espais.
I, sincerament, demano disculpes si la meva tossuderia a l’hora de fer ciutat, de construir la nova Montcada, ha molestat algú. O si no he pogut fer més per la ciutat.
Al reiterar el meu agraïment i satisfacció, vull finalitzar expressant l’orgull que sento per haver contribuït a tenir una ciutat millor. Gracies per haver-me donat l’oportunitat de ser l’alcalde d’aquesta ciutat, de la meva ciutat, quelcom que no es pot oblidar.
Moltes gràcies!
_____________________________________________________________________________________________

Con estas palabras me despido de todos vosotros. Dejaré activo el blog para su consulta, pero a partir de ahora dejaré de actualizarlo.
¡Gracias y mucha suerte!

La voz y el eco

En una reciente entrega de premios a profesionales del periodismo, uno de los galardonados, el periodista Fernando Ónega, decía que en los tiempos que corren, más que nunca, hay que saber distinguir la voz del eco. Sin duda, una apreciación muy certera. Sabemos que el eco aparece cuando una onda sonora se refleja en un contexto concreto con el resultado de una multiplicación del sonido. La multiplicación de la luz de una vela, rodeada de espejos, sería otro ejemplo parecido. Tanto uno como otro, un ligero sonido o la tenue luz de una vela, proyectan una multiplicación exponencial del fenómeno físico en determinados contextos. Ejemplos históricos, como el del timbaler del Bruc, que atemorizó y ahuyentó a los invasores franceses, narran hazañas de pequeños héroes que engañan a los adversarios transmitiéndoles la imagen que son más importantes de lo que son y muchos más de lo que parecen. Con la oposición en Montcada i Reixac pasa algo parecido.
En el pleno de mi despedida del pasado 21, el esperpento que representó la oposición fue la nota más destacada. Con poca voz, desearon generar mucho eco. Unos y otros intentaron hacer de sus pobres palabras, de sus erráticos argumentos, de su propia desorientación política, la nota de su intervención.
De la portavoz de ERC, si la sacamos del cansino discurso independentista, encontramos poca cosa más. En el fondo, parece que provienen de movimientos anarquistas. Sus planteamientos, en cierta manera antisistema, su discurso de barricada, su nulo enfoque institucional, además de la queja sistemática de todo lo habido y por haber, convierten a los de ERC en un partido bronco, confuso y tenso. Algo parecido, aunque en otro segmento ideológico, a lo que se observa en el PP.
La concejal del PP en Montcada se destapó como nunca en el pleno municipal del 21 de junio. La vimos tal y como es. Sin tapujos, sin engañar a nadie y hay que agradecérselo. Claramente, nos vino a decir que se está promocionando para el Parlament de Catalunya y que tiene que pasar la selectividad en Montcada para que Rajoy le acepte y que vaya de candidata. Los miembros del PP en Montcada, si me lo permiten, dan pena. No hacen nada por Montcada i Reixac, no les interesa lo más mínimo, primero porque la política local les trae sin cuidado y segundo, porque en un ciudad como Montcada, claramente de izquierdas, la derecha no han gobernado nunca (salvo cuando el general Franco lo hacía) ni, previsiblemente, lleguen a hacerlo. Ante esta realidad aplastante, no hacen nada. Con estas nulas expectativas, utilizan cualquier oportunidad, donde el eco de los medios de comunicación pueda multiplicar sus pobres voces, para hacerse oír. Su objetivo número uno, no son planteamientos propositivos, al contrario, es desgastar, erosionar y desacreditar los gobiernos, sea quien sea el que gobierna y tengan éxito o no. Critican a ciegas, ponen el piloto automático y el ventilador. El asunto no es otro que el hablar mal de todos, criticar, difamar e inculpar directa o veladamente a unos y otros. El diario de Patricia, Salsa rosa o La noria, pero en política. Para que vean el interés que tiene la política local para los populares, observen en cuántos actos de ciudad han visto miembros del Partido Popular. No se esfuercen porque no recordarán ninguno, a no ser que sean dos semanas antes de unas elecciones. No les interesa, sólo les importa hablar mal de todo el mundo y acuden sólo a los sitios donde hay micrófonos y cámaras de video, si no hay, no van.
Con los antiguos comunistas, con Iniciativa, pasa un fenómeno muy curioso. Un partido que comparte un cierto árbol genealógico con los socialistas, porque en el fondo, políticamente, somos primos lejanos, su único objetivo es la política antisocialista. Con el símil anterior, es como si sólo les interesase criticar más a la propia izquierda que a los adversarios políticos. No saben, o no quieren ver, que el socialismo no es el adversario político, lo es la derecha y la desafección que provocan con actitudes como las que generan. Lamentable. Con un candidato como José Maria González, yo creo que los antiguos comunistas de Iniciativa lo tienen muy negro para gobernar Montcada i Reixac. Que nadie se engañe.
Señores de la oposición, permítanme que, como exalcalde, les de un consejo: la política no se hace desde el escaparate, sino en la calle, con iniciativas y propuestas, pasando cuentas de lo que cada uno hace y dice. En suma trabajando para la ciudad. No desde la tumbona. Tampoco vale el insulto, la demagogia, o las manipulaciones. En política no vale todo lo que se nos pasa por la cabeza. En el fondo, no me extraña que estén en la oposición. En las pasadas elecciones convencieron a poca gente y, como sigan así, menos aún recogerán en las próximas. Créanme, trabajen para la ciudad y por la ciudad no para su propio ego y proyección personal y política. Tienen poca voz y poco crédito y lo malintentan compensar provocando eco.

dimarts, 22 de juny de 2010

El deber cumplido y los retos de futuro (y 2)

Decía en mi artículo anterior que Montcada i Reixac ha vivido en los últimos años, posiblemente, una de las transformaciones más radicales desde sus orígenes. En volumen y pluralidad de población, por la profunda revolución urbanística que se está llevando a cabo y por el gran abanico de intervenciones realizadas, la ciudad ha cambiado de forma drástica. No lo digo yo, sino los vecinos y vecinas protagonistas de estos cambios.
No quiero ahora hablar del pasado, aunque éste sea inmediato, sino de los retos de futuro. Y lo haré, tal y como sugiere el Plan Estratégico de Montcada i Reixac, centrando mi análisis en tres grandes áreas: las personas, la economía y el territorio. Respecto a las personas, nuestra ciudad debe dirigirse hacia un modelo estable que pivote en torno a los 40.000 habitantes. En estos momentos tenemos unos 34.000. Un techo que se estabilice en los 40.000 habitantes genera una ciudad todavía cercana, con perfil humano. La ciudad puede y debe crecer hacia el Pla de Reixac-Mas Duran y absorber progresivamente nuevos residentes. No de forma inmediata, sino paulatina. Ello irá provocando un aumento en la demanda de servicios, además de más movilidad, y accesos. La demografía de este siglo XXI será diferente si la comparamos con el siglo XX. Una pluralidad de gentes, de origen étnico, lingüístico y de preferencias religiosas diversas, vivirá nuestra ciudad. La gestión de esta diversidad es, y será más aún en el futuro, uno de los grandes retos de nuestras sociedades, de todos los municipios y pueblos de Europa. Más población, más pluralidad de origen y demandas más segmentadas es el escenario inmediato. La renovación y el aumento de la población a través de nuevas cohortes provocarán una ciudad ligeramente diferente a la que conocemos.
Respecto al territorio, hay tres grandes áreas donde se concentrarán los retos de futuro. La primera es la constructiva. Montcada i Reixac debe crecer verticalmente. La utilización intensiva del suelo, es decir la creación de edificios y bloques con unas alturas aceptables es sostenible. El modelo de urbanismo horizontal, de casas apareadas, y que depende del vehiculo privado, no. El otro aspecto es la movilidad interna y la que atraviesa el municipio. Respecto a la primera hay que posibilitar la movilidad entre barrios que progresivamente vaya dejando atrás el vehículo privado. Necesitamos más transporte público, carriles bici, zonas peatonales y tránsito pacificado con límites muy estrictos de velocidad. En lo que respecta a las grandes infraestructuras viarias que cuartean el territorio, la lucha sigue viva. Necesitamos seguir reduciendo a la mínima expresión la circulación en superficie de las vías de tren, soterrándolas y facilitar circunvalaciones que reduzcan el impacto visual y sonoro de las artérias de comunicación, con el objeto de conservar los núcleos urbanos del impacto visual y acústico, además de recuperar territorio para uso ciudadano. El tercero es la preservación y aumento de la zonas verdes protegidas. Montcada i Reixac es un municipio único en este aspecto. Este elemento debe continuar siendo un hecho diferenciador y emblema de la ciudad. Debemos proteger y acercar más la Serralada de Marina, el Turó, y Collserola a la ciudadanía
Respecto a la economía, la sociedad del conocimiento es nuestro horizonte, vivamos donde vivamos y tengamos la edad que tengamos. Nuestras empresas y nuestros trabajadores, compiten mejor mediante el talento y el conocimiento. La destreza manual y la fuerza, o lo que es lo mismo, la fábrica de chimenea no tiene futuro. El sistema educativo debe coordinar sus ofertas a las nuevas demandas en un mundo globalizado. La formación continuada, de por vida, es una obligación y las administraciones locales deben contribuir a ello. Hay que saber aprender y desaprender lo que no sirve para aprender lo nuevo. Hay que mejorar la flexibilidad y adaptabilidad de los trabajadores y empresas. Debemos hablar más idiomas de los que hablamos y mejor de lo que lo hacemos. La economía vive, y aún más lo hará en el futuro, una revolución tecnológica sin precedentes. También un cambio imparable en el uso de nuevas energías con la incorporación progresiva de la fusión del hidrógeno y la marginación y encarecimiento sistemático de los hidrocarburos.
En definitiva, todo sigue en movimiento y con más velocidad que nunca: cambian las personas, las generaciones y las demandas de unos y otros.
Las ciudades deben adaptarse a los nuevos retos estimulando y facilitando los medios para que la económica y los ciudadanos, de forma responsable y autónoma, sigan contribuyendo a la mejora de nuestra sociedad. Montcada i Reixac no debe perder el tren del siglo XXI y todos los retos que conlleva. La mejora forma de hacerlo es estar preparado, visualizar los escenarios más inmediatos y prever con tiempo y acierto las mejores respuestas individuales y colectivas. Sólo así, el futuro es una oportunidad, sino se convierte en un problema.

divendres, 18 de juny de 2010

El deber cumplido y los retos de futuro (1)

En las últimas semanas, después de anunciar mi voluntad de dejar la alcaldía para pasar a otro plano de la vida política y compartir más tiempo con mi familia, estoy realizando lo que en lenguaje cinematográfico se llama un flash back. Es decir una secuencia cronológica de la historia reciente de Montcada i Reixac, visualizando momentos distintos y trasladando la acción a los hechos más destacados que han marcado nuestra historia reciente.
Vaya por delante que estas reflexiones son un homenaje a todos los montcadenses y montcadensas que con su trabajo, sus reivindicaciones, y su tesón por dignificar la ciudad, han conseguido más avances en estas últimas décadas que en los últimos siglos juntos.
Los años cincuenta y sesenta del pasado siglo fueron décadas que cambiarían radicalmente el perfil rural que tenía hasta entonces Montcada. El pueblo empezó a convertirse en ciudad, y la nueva gente que llegó contribuiría a su crecimiento. En aquellos años, trabajadores, jornaleros e inmigrantes del sur, oeste y levante de España llegaron en masa, solos o con sus familias, al área metropolitana de Barcelona. Montcada acogió miles y la fuerza de todos ellos sería determinante en el movimiento obrero, vecinal y reivindicativo de los siguientes años. Sus hijos, esos catalanes de segunda generaciones, son hoy por hoy el mayor éxito de nuestra sociedad. A base de esfuerzo, superación e integración, esta generación consiguió mejorar la situación de partida en la que llegaron sus padres, un mérito que convierte a Cataluña en un gran ejemplo de superación.
El punto de partida de nuestra historia más reciente empieza con los ayuntamientos democráticos. Lejos queda ya aquel 1979, año en el que, por primera vez, después de la II República, la ciudadanía podía votar en libertad. Los pueblos y ciudades de aquel entonces eran barriadas sin conexión urbana, sin servicios, sin infraestructuras, prácticamente sin calles. Eran ciudades dormitorio. Todo estaba por hacer. Pero la fuerza de la gente, del movimiento obrero, de los partidos de izquierda, de los movimientos vecinales y reivindicativos era muy poderosa. Poco a poco, las ciudades del área metropolitana, las más castigadas por el déficit de servicios e infraestructuras, vieron como se iba dignificando la calidad urbana del entorno. Las crisis económicas de los años ochenta y principios de los noventa incorporaron más tensión a la gestión política y las demandas ciudadanas aumentaron en la medida en que lo hacia la tasa de paro y las reivindicaciones ciudadanas. No hay duda que el verdadero motor que hace avanzar la sociedad es su capacidad de superar las adversidades. Montcada i Reixac, todos sus vecinos y vecinas, es un claro ejemplo de esta capacidad de superación. Pensad que no está tan lejos las riadas que ha tenido que sufrir nuestro pueblo, que los jóvenes tuviesen que salir del municipio para estudiar (aquellos pocos que podían hacerlo) bachillerato nocturno, que los servicios médicos fueran un lujo al alcance de pocos, o que el acceso a la cultura o las bibliotecas fuese casi una quimera. Y ya no hablo del nivel de contaminación que generaban las humeantes fábricas de chimenea, o cómo bajaba el río Ripoll o el Besòs.
Desde finales de los noventa y la primera década del siglo XXI Montcada i Reixac ha vivido un salto hacia delante sin parangón. Montcada empezó una nueva etapa que yo llamo de conectividad y de servicios. Etapa donde, entre todos y todas, empezamos a “coser” el territorio, a acercar los barrios, a mejorar sus accesos y dotarlos de servicios y equipamientos. El mérito, como he dicho al principio, es de todos y todas, cada uno desde su responsabilidad, con sus fuerzas e ilusiones.
En esta última fase, en la que he cumplido la función de alcalde a lo largo de casi tres mandatos, los objetivos estratégicos eran claros. Primero, convertir a Montcada i Reixac en un municipio tan digno como cualquier otro de nuestro entorno; segundo, anclar nuestra ciudad al área metropolitana, es decir, participar en todas las decisiones importantes que afectan a la ciudad desde una óptica supramunicipal; y tercero, y no menos importante, dotar a cada barrio de servicios de calidad, equipamientos cercanos y de referencia y bien conectados con el resto de la trama urbana.
En perspectiva, cuando miro atrás, y realizo un flash back, no puedo menos que estar satisfecho de la ciudad que hemos construido. Sabemos que queda mucho por hacer y nadie debe cejar en el intento de mejorar continuamente nuestra ciudad. No hay ninguna duda que vamos por el buen camino.

divendres, 4 de juny de 2010

Síndrome de la calumnia (y 2)

¿Pueden las malas formas ganar a la educación, o al sentido común? ¿Tiene más razón el que más grita? ¿El que más acusa? ¿Es más juicioso el que consigue llamar más la atención abroncando o abucheando?... Por poner un ejemplo, y de forma muy resumida ¿Es mejor Belén Esteban que Judith Mascó? La respuesta, en el fondo, es lo de menos. No sé si una es mejor que otra, y, en todo caso, lo será siempre respecto a alguna cosa. En política el estilo Belén Esteban se ha convertido en la forma de hacer política de mucha gente. Chilla, insulta, acusa, manipula, conviértete en un buen demagogo, o demagoga, y los focos de la atención pública te sonreirán.

Las dinámicas políticas están llegando a un punto donde la reflexión, el debate y el contraste civilizado de opiniones se acaban convirtiendo en un recuerdo mitificado, difuso y lejano. Ahora lo que se lleva es llamar la atención a cualquier precio. Gritar más que el otro, acusar mejor que el adversario, gesticular más que nadie.


Relacionado con mi voluntad decidida de dejar el acta de regidor para facilitar un relevo generacional en la dirección del ayuntamiento, hay mucho estilo Belén Esteban que, sin pudor ni miramiento, despotrica contra mí por esto, por aquello y por lo de más allá. Del Partido Popular sorprende poco su estilo barriobajero, porque han aprendido mucho y rápido. Posiblemente los del PP quieran pasar página con una cortina de humo de los centenares de sumarios abiertos contra cargos del PP que han estado encausados, incriminados y condenados a cárcel o inhabilitados. Bárcernas, Gürtel, El bigotes, los trajes de Camps, los bolsos de Rita Barberá, las comisiones, el caso Andratx en las Baleares, etc. etc. Creo firmemente que a la portavoz del PP en Montcada i Reixac le interesa bien poco la ciudad. Nunca ha hecho nada por la ciudad, y menos con los dos regidores que tienen. El interés de la portavoz del PP no es local, sino hacer méritos para ir bien situada en las listas del PP a las elecciones del Parlament de Catalunya. Quiere caer bien en su partido, y hace lo que sea para conseguirlo.


Tampoco sorprende, aunque decepciona, el estilo Belén Esteban del portavoz de ICV en Montcada, en todo el tema de mi renuncia. Al igual que la regidora del PP, él tampoco sabe qué es la mesura. Dispara a diestra y siniestra, arriba y abajo, con el único objetivo de hacer ruido. Llamar la atención, incriminar, acusarme, dudar de lo que digo o hago es la consigna de uno y otra. Desconfiar de mi palabra. En fin,… penoso. La portavoz de ERC, quizá más comedida en la frecuencia de sus acusaciones contra mí, que no en su intensidad, sigue también un estilo parecido al de Belén Esteban. Muchos vecinos que también asisten atónitos a este espectáculo ya me han dicho en más de una ocasión aquello de Dios los cría, y ellos se juntan.


Soy consciente que la oposición debe hacer su trabajo. Es decir, tutelar la acción de gobierno y ejercer de oposición constructiva y atenta, pero no a cualquier precio y con cualquier estilo. Creo que nunca se debe entrar en el campo de las calumnias, las acusaciones infundadas, o las difamaciones,… en definitiva en el estilo, chulesco y barriobajero que muchos practican.


En todo este escenario hemos llegado al punto que parece que tienen más razón el que más chilla, el que más acusa, que no, en cambio, el que recibe las acusaciones, o el que se defiende.


Todo esto es perverso, particularmente cuando el que acusa lo hace gratuitamente, sin pruebas y el que se defiende de las acusaciones, -como es mi caso- lo hace dando su palabra, reiterando su inocencia y poniéndome a disposición de todo el mundo para que se sepa todo lo que se deba saber. Pero esta disponibilidad pasa desapercibida. Los que vienen utilizando el estilo Belén Esteban no sólo se degradan a sí mismo, sino que emponzoñan la dinámica política, con unos objetivos electoralistas, o de proyección personal. Nada nuevo.


Tal y como cito en otro foro, ante todo esto, intento mantener una actitud estoica, porque como apuntaba esa escuela de pensamiento filosófico todo lo que pasa, ocurre necesariamente.


dijous, 3 de juny de 2010

Muestras de apoyo, de sorpresa y de desconfianza (1)

Desde aquí quiero agradecer públicamente las muestras de cariño que no paro de recibir de muchos vecinos y vecinas de Montcada i Reixac, y de otras ciudades, desde el momento en que hice pública mi voluntad de dejar la alcaldía. Otros, posiblemente los más, se han sorprendido de esa decisión y otros tantos, se han mostrado perplejos y desconfiados ante la misma.

Las diferentes especulaciones sobre los motivos de mi marcha han llenado la ciudad, y el entorno, de comentarios de todo tipo. Los medios de comunicación han contribuido a ello con interpretaciones muy variadas. Pero él único motivo por el que quiero dejar el acta de concejal, y por tanto la alcaldía, es para dedicarme más a mi familia, y estar en otro plano de la vida política municipal. Creo que, tras quince años de concejal y casi tres legislaturas como alcalde, ha llegado el momento de facilitar el relevo. Pienso que es bueno y saludable.

Desde aquí quiero agradecer las muestras de apoyo, también tranquilizar a los que se han sorprendido o desconfían del fondo de la decisión, porque la razón de mi marcha no es ni más ni menos que lo que he dicho públicamente. Era una decisión tomada hace tiempo que he hecho publica en un contexto “contaminado” por asuntos de corrupción. Son muchas las personas interesadas en difundir rumores malintencionados, acusaciones infundadas y dirigir el dedo acusador contra mi persona. Es lamentable, triste y tremendamente injusto para mí y para mi familia. Pero el tiempo lo pondrá todo en su sitio.

Muchos internautas me han preguntado si se podía publicar mis palabras de ayer en la rueda de prensa, donde anunciaba mi voluntad de dejar el acta de concejal en el Pleno municipal de este mes de junio. Aquí va.


Bon dia,


Hem volgut convocar aquesta roda de premsa per dos motius fonamentals.

Primer) Per manifestar públicament el rebuig més contundent del grup municipal socialista, i del PSC en el seu conjunt, per totes les difamacions i acusacions infundades que sobre la meva persona, com alcalde d’aquesta ciutat, escampen determinats mitjans i persones interessades.

Segon) Per desmentir públicament que el debat sobre la meva continuïtat o no com alcalde de la ciutat estigui relacionat amb determinats assumptes públics, com el cas Pretòria o d’altres similars.


Com vaig manifestar a la campanya de les municipals de 2007, el meu compromís davant la ciutadania era no tornar a presentar-me al 2011, i facilitar un relleu dins del partit. I així és com ho faré. Al llarg d’aquests anys és el que, amb discreció i convenciment, hem anat treballant. No ha estat un tema d’avui per demà.


Hem convocat aquesta roda de premsa per anunciar públicament la meva intenció de deixar l’acta de regidor, i facilitar el relleu a l’alcaldia de Montcada i Reixac. En contra del que diuen opinions malintencionades no me’n vaig pel que especulen els malpensats. Me’n vaig perquè, després de tants anys de servei a la ciutat, vull dedicar-me més a la meva família i facilitar un relleu dins del meu Partit.


Ser alcalde de la pròpia ciutat és un dels majors honors institucionals que pot assolir una persona. Jo he tingut aquest honor. He tingut la sort de poder exercir aquesta responsabilitat única, al llarg d’onze anys. Sóc conscient que hi haurà gent a la ciutat, i arreu, que no reconeix aquest esforç, fins i tot que és crítica amb la feina feta. Ho accepto i ho lamento.


El que ha dirigit la meva acció de govern és la defensa de l’interès general de la meva ciutat. No és el noment d’enumerar les actuacions del govern municipal des que sóc alcalde. No em correspon a mi fer aquestes valoracions. Però les millores de Montcada i Reixac salten a la vista.


Vull manifestar clarament el rebuig personal i institucional per les inculpacions gratuïtes que sobre la meva persona recauen darrerament. He manifestat en diverses ocasions, i ho torno a dir públicament ara, la meva absoluta innocència davant de totes les acusacions en les que algunes persones malintencionadament intenten implicar-me.

Sembla mentida però, en aquests moments, degut a un grapat d’indesitjables, corruptes i xoriços, la credibilitat de la classe política es troba pel terra. Injustament se’ns inculpa i s’aixequen sospites sobre tots nosaltres pels delictes que han comés uns quants. La manca d’escrúpols de determinats polítics i partits, i la poca credibilitat de determinats mitjans, encaparrats en imaginar vincles inexistents entre uns i altres, malmet la credibilitat no només de qui difama, manipula o enganya, sinó la mateixa funció de servei públic a la que ens devem els polítics.

Aquells que ara es freguen les mans, difamant i inculpant-me miserablement, intentant desacreditar-me com alcalde i com a socialista, han de saber que ells mateixos, quan se’ls hi hagi acabat el cicle polític vital, i abandonin la política per raons personal, familiars o de relleu generacional, com és el meu cas, llavors seran altres els que faran servir les mateixes armes que han sembrat i que ara fan servir contra mi.


Amb aquest tipus d’actituds penso que s’està fent un mal al sistema polític que pot arribar a ser gairebé irreparable. Persones amb una mínima visibilitat pública hem de ser extremadament responsables en les nostres declaracions.


No tot s’hi val en política, o al menys, no hauria de ser així.


Anuncio que el PSC està contemplant querellar-se contra aquelles persones que difonen acusacions gratuïtes, sense cap fonament, amb l’únic objectiu de d’erosionar la credibilitat polítiques de determinades opcions polítiques. Estic convençut que la veritat i la justícia prevaldrà per sobre de les infàmies i acusacions d’uns quans.


Jo soc el primer em demanar la màxima transparència i publicitat, i reclamar que cadascú assumeixi les responsabilitats pel que ha dit o ha fet.


Moltes gracies.