divendres, 30 d’abril de 2010

1 de mayo, día del trabajo (y de la solidaridad laboral)

El 1 de mayo, como cada año, se celebra el día internacional del trabajo. La efeméride merece más atención que nunca. La situación de crisis económica está castigando de forma muy contundente a muchas personas que han perdido el empleo, o su empresa, o han visto rebajados sus derechos laborales. El mercado es implacable en estas circunstancias.
Una alta tasa de paro o un alto grado de precariedad laboral no sólo perjudica al parado o al contratado en precario, sino que afecta a su propia dignidad como persona, e influye negativamente en su autoestima, además de deprimir de forma directa su consumo personal o familiar.
El paro y la precariedad no benefician a nadie. Ante esta situación nadie debe resignarse, nadie debe abandonar sus responsabilidades. Los sindicatos porque desde la responsabilidad deben proteger no sólo a los trabajadores sino también a los desempleados; los propios desempleados, o trabajadores en precario, porque deben asumir la necesidad de enfrentarse a la situación de la forma más positiva posible, con la búsqueda de empleo activo, reciclándose, aprendiendo nuevas habilidades o reinventándose laboralmente; la propia administración porque ha de facilitar las medidas necesarias para animar el mercado de trabajo sin liberalizarlo, ofreciendo cursos de capacitación, facilitando subvenciones que protejan, pero que no apalanquen a nadie, activando la creación de empleo y, sobre todo, facilitando o posibilitando un gran Acuerdo Social, cuestión que, a estas alturas, todavía está pendiente, donde las responsabilidades se reparten entre todos.
Una de las cosas que he venido observando a lo largo de estos últimos treinta años es como ha ido reduciéndose espectacularmente el número de participantes en las celebraciones del 1 de mayo. En los años ochenta la fuerza sindical era importantísima y la participación de los trabajadores era multitudinaria. Ahora, treinta años después, todo se ha reducido. Pocas entidades, pocos trabajadores y trabajadores y menos ruido, cuando, en cambio, paradójicamente, la vulnerabilidad de unos y otros ha aumentado de forma importante. Ahora tenemos un mercado dual. Un porcentaje de trabajadores con protección, garantías y derechos, y otro mercado laboral donde prima lo precario, con mayores tasas de paro y más incógnitas en las expectativas de futuro.
La participación en los actos del 1 de mayo se ha venido reduciendo sensiblemente. Quizá, uno de los motivos que lo explican es que el sentimiento de clase (y lo opongo en cursiva para que destaque) ha desaparecido o se ha permutado en otra cosa.
No hay que abandonar ni dejarse engañar por una conciencia falsa de clase, o avergonzarse de haber perdido el trabajo o cobrar poco o estar en precario. La responsabilidad de esa situación no siempre recae en la persona que lo sufre. El propio sistema económico actúa, muchas veces, como palanca.
Aprovecho la ocasión para señalar el papel tan destacado y la iniciativa de los antiguos trabajadores de Aismalibar, a partir de la plataforma Los lunes al Sol, en referencia a la película de Javier Bardem que ilustraba la vida de unas personas que, de la noche al día, se quedan sin trabajo. Los lunes al Sol han luchado a brazo partido por asegurar la actividad laboral de la antigua Aismalibar, y cuando esto no ha sido posible han buscado nuevos inversores que reinventen la empresa o la actividad, y simultáneamente han empezado un proceso de formación y reciclaje. Todo esto es digno de admirar. Mi amigo José Antonio Grillo, y otros tantos de la plataforma han liderado con coraje y voluntad de superación la situación de paro en la que se han encontrado. Hace pocos días, de forma inesperada, coincidí con buena parte de ellos en un curso de soldadura que organiza el Ayuntamiento. Les honra esa predisposición y voluntad de superación.
Desde las administraciones públicas, y la propia clase política, debemos contribuir como nunca a mejorar el mercado de trabajo, implicándonos en la protección de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, potenciando la creación de empresas y de emprendedores, en definitiva sumando fuerzas con el objetivo de revitalizar el mercado de trabajo. Cada 1 de mayo es el día del trabajo pero también el de la solidaridad laboral.

dimarts, 27 d’abril de 2010

Ningú és independent

Vagi pel davant que, com a socialista, no sóc pas nacionalista, tot i que a la meva joventut, com molts de la generació, vàrem estar vinculats a moviments semblants. En certa mesura els meus ideals, després d’una evident evolució, són universals i internacionals: la solidaritat, els drets humans, la fraternitat entre els pobles i les persones, la cultura de la pau i la vertebració de les nostres comunitats en un respecte comú i compartit.
Ens importa les persones i les cultures, però també sabem que les fronteres separen, generen desacords i no uneixen. També som conscients que el que cada vegada ens fa més forts és la unió, no la discòrdia, sumar, no pas restar, unir-nos, no atomitzar-nos.
Catalunya sempre ha estat un exemple de país integrador que ha posat al capdavant de tot les persones. El seny català, tradicionalment, ha considerat que frivolitats independentistes sempre han comportat tensions negatives que han malmès la vertebració d’una societat tan rica i plural com la catalana. No sóc nacionalista, no per desinterès o oportunitat, sinó per convenciment polític.
Després de la consulta independentista del passat 25 d’abril, els resultats a Montcada i Reixac parlen per si sols: un 7,8% dels votants –que inclou els menors de 18 anys i els estrangers–, van anar a votar. Fins i tot si traguéssin els menors de 18 anys i els estrangers, per fer comparable la taxa de participació amb altres comicis electorals, aquest percentatge encara seria més minso. Cauria a un 7,3% del cens. Però tant se val un 7,8% que un 7,3%. Sigui com sigui, el fracàs de la consulta és més que evident. Que un 7% i escaig del cens vagi a votar dóna mostra per si sols el que preocupa el tema entre la ciutadania de Montcada i Reixac, i a la pràctica totalitat del 212 municipis que es van sumar a la tercera consulta: es va registrar el percentatge més baix de les dos tongades anteriors. Dir que l’assumpte de la poca participació es deu a la manca de suport d’uns i altres és treure pilotes fores, perquè quan la gent vol manifestar-se per un tema, bé que ho fa amb els recursos i suport o sense ells.
Els independentistes s’han omplert la boca promulgant que tenen el dret a allò i allò altra, a que si el dret a la autodeterminació és universal i coses semblants. Jo no sóc ningú per dir que el tema no és el dret que tenim, sinó les obligacions que compartim entre tots plegats. Jo crec que, en aquests moments, l’interés partidista d’uns quans és voler convertir el tema de l’independentisme en un assumpte de país i de campanya electoral. ERC i totes les excisions possibles que han tingut, i que tindran, s’amaga veladament darrera aquest tema, i CIU fa l’ullet als d’ERC, pero també al PP quan convé. Es legítim i, políticament, molt interessat.
Jo vull ser molt clar, la meva opció política, i la que defenso com a socialista, és oposar-me a la independència de Catalunya, tot i respectar aquest tipus de consultes. M’agradaria que aquesta claredat que proposo la manifestéssin també la resta de partits. Tothom ha de ser molt clar. Voldria que el sr. Artur Mas digués clarament què opina.
Catalunya per molt que s’oposin uns quants és una comunitat de destí. És un vaixell compartit, no pas dos... o tres. És el lloc natural que compartim dins d’un estat que, com Espanya, té una de les majors quotes de autonomia política, administrativa i econòmica del món. Parlar d’independència en un món globalitzat amaga que la veritat final no és la independència d’un respecte als altres, sinó la interdependència de tots plegat en un món que no coneix de fronteres i que quan ho fa separa més que no pas uneix. Ningú és independent en aquest món globalitzat, interrelacionat i interdependent. El debat polític esta desenfocat, senyors i senyores independentistes. La miopia dificulta veure amb claredat el que és evident per a la gran majoria de persones. En el fons, no sé si ho sabem o no, però el que és segur que s’aprofiten tàcticament i electoralment.
De totes maneres, no vull deixar de felicitar a les persones anònimes, als veins i veïnes, que amb veritable il·lusió han participat en aquesta convocatòria, realitzades amb absoluta normalitat. Felicitacions a tots i totes!

dissabte, 24 d’abril de 2010

President, Montilla!

“Las derrotas se crean en la mente, las victorias también” Esta frase del President Montilla en el miting del sábado 24 de abril en el pabellón de la Mar Bella de Barcelona, impacta por su veracidad. Muchos dicen que los vientos no son favorables. Yo añadiría además, por mi modesto conocimiento del mar, que los vientos también son caprichosos y modifican su dirección cuando convergen determinadas condiciones.

Los socialistas y las socialistas, y muchos simpatizantes y miembros del mundo asociativo, tuvimos la oportunidad de volver a ver el liderazgo de José Montilla ante un auditorio entregado. Los parlamentos del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y la conducción del acto de Manuela de Madre, con intervenciones de diferentes personas del mundo asociativo, culminaron la fiesta socialista.

Como alcalde de una ciudad metropolitana, como es Montcada i Reixac, constato que la sensibilidad del President Montilla por los temas locales no la he visto en nadie más. Ni siquiera en los 23 años de gobierno de Pujol. Montilla por haber sido alcalde de otra gran ciudad metropolitana, como es Cornellà, ha conectado siempre con las necesidades y sensibilidades de los municipios. Nadie mejor que él ha entendido y se ha implicado tanto en los municipios y en los barrios como lo ha hecho Montilla.

La acción de su gobierno ha reforzado no sólo los servicios a las personas y las inversiones en infraestructuras, sino ha ampliado y mejorado las intervenciones en temas sociales.

Montilla es la mejor garantía. Nadie como él ha transformando tanto Catalunya en tan poco tiempo. José Montilla no ha de ser presidente porque ya lo sea, o porque sea el candidato del PSC, o tan siguiera porque él quiera serlo, lo es y lo será porque es garantía de futuro y de presente, garantía para todos y todas. La derecha de Artur Mas y los guiños de Rajoy son una amenaza para el futuro gobierno de Catalunya. La derecha no dudará nunca de sumar sus escaños si tiene la oportunidad de gobernar. Lo ha hecho siempre y continuará haciéndolo.

Como dijo Montilla en el miting de la Mar Bella, el combate político de las próximas elecciones al Parlament de Catalunya tiene más trascendencia de lo que la mayoría creen.

José Montilla, como reconoció su padre en un video previo a su intervención, es una persona trabajadora y honrada y eso, en política, es el mejor aval de credibilidad, Como reconoció él mismo en su alocución, dice lo que piensa, hace lo que dice y piensa lo que dice. José Montilla es fiable y serio y apuesta por una Catalunya seria, fiable y de futuro, no por la tómbola del soberanismo o por las travesías sin dirección por las muchos quieren conducir Catalunya. Montilla, President!!

dijous, 22 d’abril de 2010

El neoliberalismo resiste (y ataca)

Los últimos acontecimientos en el escenario económico internacional nos vuelven a manifestar que el capitalismo y su quintaesencia, el neoliberalismo económico, resisten como nunca y se refuerzan en un bucle de apoyo sistemático. Sabemos que la economía de mercado es la menos mala de todas las experimentadas hasta el momento. Tiene grandes cuotas de eficiencia, pero a partir de un cierto umbral de integración. Estimula el crecimiento económico, pero castiga al que no sigue sus reglas de juego. Favorece el intercambio de bienes y mercaderías en una economía monetarizada, pero condena a poner un precio a todo, o casi todo lo imaginable. Aumenta la riqueza, pero también condena a la pobreza a millones de personas, donde todo se mide y todo es susceptible de comprarse o venderse.
El tiempo se ha convertido en una mercadería más, buena parte del factor trabajo humano, o los desempleados, el famoso ejército de reserva en términos de Karl Marx, cada vez son más prescindibles.
En la presente centuria, el neoliberalismo resiste con sus principios clásicos de libre mercado, competencia concurrencial y movilidad de factores, pero renovándose en un nuevo argumentario: ahora –aunque sólo coyunturalmente, no lo olvidemos–, es bueno que el Estado intervenga y resuelva los grandes problemas macroeconómicos, pero sin dejar de seguir haciendo el trabajo sucio: ampliando la edad de jubilación, flexibilizando los mercados de trabajo, endeudándose para mantener a desempleados y clases pasivas, o proponiendo que se elimine el salario mínimo interprofesional. En definitiva, el noelibralismo empuja para convertir al Estado en una especie de gran barrendero, aquel que se encarga de mantener limpias las calles de cualquier tipo de interferencias. Debemos exigir que la propuesta neoliberal de convertir al Estado en un gran barrendero debe modificarse radicalmente para que el Estado no sea el barrendero sinó el árbitro. Si no es así, el mercado se lo acabará comiendo todo. Sabemos que lo que es bueno para el mercado, no siempre es bueno para la sociedad, o para el propio individuo. Las emisiones de Co2 en la producción industrial o en el transporte es un ejemplo, el propio consumo hipertrofiado de las personas, o el hábito de fumar, otros ejemplos.
El neoliberalismo opera con la falsa creencia que los recursos son ilimitados y las externalidades de la actividad económica reducidas y asumibles, pero ni una cosa ni otra son ciertas.
Hay que ir muy al tanto con la nueva cruzada del neoliberalismo. Desde aquí no abogo por eliminar la economía de mercado sinó por humanizarla. No todo es dinero, ni todo puede comprarse o venderse. Por otro lado, no se trata de tener más Estado del que ya tenemos, sinó de tener el mejor Estado posible, porque las personas, por encima de ser actores económicos o consumidores, somos ciudadanos, y por lo tanto trascendemos al mero hecho económico al que nos quiere reducir y condenar el neoliberalismo. No lo olvidemos.

dimecres, 14 d’abril de 2010

La república, algo más que una forma de gobierno

La república es algo más que una forma de gobierno. Va más allá de ser la otra cara de la moneda donde se haya la monarquía. La república es el simbolismo de la libertad, de la democracia representativa y del mérito en el ascenso social. La república elimina cualquier traba en el acceso a cargo público. La monarquía no. Esto, per se, no es ni bueno ni malo, porque a lo largo de la historia han habido repúblicas tiránicas y monarquías ejemplares. Pero, en pleno siglo XXI, la esencia de la monarquía, con su principio hereditario en el frontispicio de la institución, es, cuando menos, trasnochada.
Hoy se celebra en España el 79 aniversario de la II República. Aquel 14 de Abril de 1931, se proclamó la Segunda República española con el fin de rectificar lo tradicional por lo racional. Su duración fue efímera, pero su recuerdo imborrable y alentó que no se apagase la llama de la esperanza, de la razón, para que la democracia, tarde o temprano, orientase el verdadero camino de la história de España.
Desde aquí quiero rendir un merecido reconocimiento a los viejos luchadores por las libertades, aquellos republicanos que vieron nacer y morir la II República, pero que nunca se rindieron. El ejemplo de sus convicciones, de su lucha, no quedó segada por el azote del fascio.
Han pasado muchos años y todavía es emotivo ver la vieja bandera republicana ondeando al viento. Ha pasado mucho tiempo, y cuando miras a tras, y miras después a delante, ves que nos queda mucho camino que recorrer para alcanzar las máximas cuotas de libertad.
Sabemos que la república elimina las viejas trabas hereditarias de la nobleza, de la aristocracia y que en España, la monarquía juancarlista ha cumplido un papel ejemplar desde sus inicios, favoreciendo el encuentro de unos y otros, de la práctica totalidad de los españoles, en un proyecto común. Ahora bien, después de más de treinta años de democracia en España, son muchas las voces que cuestionan una institución que, como la monarquía, es más del siglo XIX que del XXI. Mientras tanto, seguiremos reclamando que a de llegar también a la Casa Real, la modernización de nuestro país, de nuestras habilidades, de nuestra forma de ver el mundo. Entre otras cosas, porque nadie es más real que nadie. Todos somos igualmente reales.
Por lo pronto, el debate sucesorio de la Corona es, como poco, el primer paso que debe darse para que la igualdad de hombres y mujeres sea absoluta. Si aquí no avanzamos, el aumento del cuestionamiento sobre la monarquía en España está servido. Todos nos tenemos que adaptar, que modernizar.

dilluns, 12 d’abril de 2010

El día internacional del pueblo gitano














El 8 de abril de 1971 se celebró en Londres el Primer Congreso Internacional del Pueblo Gitano. Desde entonces, anualmente y en la misma fecha, se celebra en todo el mundo esta efeméride. Este año, Montcada i Reixac, la ciudad de Barcelona y el Parlamento de Catalunya acogieron los tres actos simbólicos relacionados con el acontecimiento. En el Parlament de Catalunya se celebró un acto institucional; en Montcada i Reixac, la ofrenda floral y de velas en los márgenes del Rio Besòs en memoria de los antepasados gitanos; y en Barcelona la encendida de luces en la Font Màgica de Montjuïc y la cantada de Gelem Gelem, el himno internacional gitano.
Desde aquí quiero manifestar mi reconocimiento institucional y mi satisfacción como alcalde de Montcada i Reixac de que nuestra ciudad acogiese uno de los actos del día internacional del Pueblo Gitano.
Más allá de los viejos tópicos de este colectivo, la mayoría de ellos negativos, el pueblo gitano ha sido un pueblo perseguido y, al igual que otros colectivos como el pueblo judío, estuvo amenazado por el holocausto, donde murieron exterminados miles de personas, todas ellas con nombres y apellidos.
Cualquier acto que recupere su memoria histórica merece nuestro respecto y tiene nuestro apoyo. El pueblo gitano ha estado en el punto de mira de los que los han marginado, incriminándole todo tipo de conductas. El tradicional nomadismo de su cultura, la transmisión oral de su historia, su gran apego a la familia troncal, sus costumbres y modo de vida no han sido siempre bien vistas. Los gitanos han sufrido persecución y acoso, como también lo han sufrido otras minorías. Desde aquí quiero trasmitir mi reconocimiento a un colectivo que, como éste, ha concentrado todas las sospechas negativas habidas y por haber. Su bandera nos indica el significado de su esencia. En su parte superior una franja azul que representa el cielo, debajo una franja verde que representa la hierba de la tierra de los caminos, y una rueda roja en el centro que simboliza los carros con los que recorrieron el mundo. En pleno siglo XXI el pueblo gitano, reclama el mismo respeto que cualquier otra colectividad cultural. Y así debe ser.

divendres, 9 d’abril de 2010

Con Miles Davis el metal es el alma del jazz

El enemigo a batir son los prejuicios del pasado

El 8 de abril se celebró en Montcada i Reixac una importante jornada sobre salud ambiental organizada por CEMA, Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente. Participaron diversas personalidades representativas del mundo de la Universidad, del Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya y de la Fundación CEMA. El desarrollo de la jornada, a pesar de las amenazas de boicoteo de un colectivo minoritario, fue exquisito. Como también lo fue el comportamientos de los trabajadores y trabajadoras de Lafarge que, en manifestación pacífica, se concentraron a la puertas del auditorio y que, aún coincidiendo con los miembros de la plataforma que se oponían a la cementera, en ningún momento entraron en provocaciones. Manifestando su confianza en el sentido común, en la defensa de la salud, del medio ambiente y de los puestos de trabajo. También quiero destacar la presencia de vecinos y vecinas de la ciudad interesados y preocupados por el tema que abordaba el encuentro ¡Algo muy comprensible! Nada que ver con los opositores que, megáfono en mano, no paraban de abuchear, acusando a la cementera de criminal y a los responsables políticos del municipio, cuando menos que corresponsables.
Dentro de la jornada, las aportaciones de unos y otros permitieron contrastar opiniones diversas sobre el impacto en la salud y en el medio de los combustibles de las cementeras. En el imaginario colectivo todos los asistentes teníamos en mente Lafarge cementos, la antigua Asland. En el turno abierto de palabras, el público pudo plantear con total libertad las dudas sobre la salud del medioambiente de nuestra ciudad derivada de la actividad de la cementera.
El resumen del debate fue perfectamente desgranado por las diferentes ponentes y se sintetiza en una conclusión: no hay indicios significativos que la actividad de la cementera perjudique a la salud del los vecinos o de los trabajadores, ni en el medio ambiente. Es más, tienen un mayor impacto en la salud y en el medio el tránsito rodado que soportamos las ciudades urbanas que no otra cosa. Todos los ponentes insistieron en que el tránsito rodado es el contaminante numero 1 de nuestras ciudades. En Montcada i Reixac cada día pasan más de 300.000 vehículos por nuestro municipio. Aún así, muchos se empecinan en decir que la cementera mata o provoca enfermedades. Y eso no es verdad. Hay que decirlo alto y claro.
Lo he comentado en más de una ocasión y vuelvo a repetirlo. La cementera no es el enemigo a batir, el enemigo son los perjuicios derivados del pasado. Ahora, más que nunca, cumple de sobras con las exigencias medioambientales establecidas no sólo en España, sino en la Unión Europa. Exigencias que son las más exigentes de todo el mundo. Y además, y esto no hay que olvidarlo, generan responsabilidad penal para el que las incumpla. ¡Poca broma! El mapa medioambiental apunta que la calidad del aire en Montcada i Reixac desde los últimos años viene mejorando de forma más que significativa. Aún así, parece que hay una crisis de confianza en estos datos objetivos que acaba siendo preocupante. Al igual que la calidad de los lodos o la composición de la biomasa. No hay duda que hay que explicar más y mejor todo esto para disipar cualquier tipo de vacilaciones.
Des de aquí también quiero reconocer la presencia en la jornada de los dos concejales del Partido Popular, y de los dos de ERC. Asistieron al acto y participaron activamente en el debate. Esto les honra. La portavoz de ERC acabó aceptando que la valorización es una alternativa segura, mejor que el petróleo de coque, pero, lo que son las cosas, no lo planteaba como opción posible en Montcada i Reixac. Uno se queda perplejo ante esta afirmación. Quizá la portavoz Republicana debería pedir consejo al Alcalde de Alcanar, que también es de ERC y tiene en su municipio una cementera que valoriza. En fin, la doble moral a la que nos tienen acostumbrados algunos. El único partido que faltó fue IC-V. Una gran paradoja, por cierto, ya que una de las ponentes, la Sra. Maria Comellas, Directora General de Qualitat Ambiental del Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya, es de IC-V y defensora de la biomasa. Quizás es que estaban afuera defendiendo los intereses de la plataforma.... o los suyos propios. Lo que son las cosas, ¿verdad?
La Jornada sobre Salut Ambiental fue un éxito de público y todo el mundo pudo contrastar con toda libertad las diversas opiniones al respecto. Quisiera recoger algunas notas de los ponentes que considero significativas. El Dr. Domingo, Director del Laboratori de Toxicologia i Salut Mediambiental de la Universitat Rovira i Virgili, vino a decir que la preocupación de unos cuantos sobre la cementera de Montcada i Reixac está totalmente infundada. Nunca como hasta ahora las emisiones de la cementera habían estado tan controladas y con una calidad del aire en Montcada i Reixac similar a las otros municipios sin cementera. De forma distendida comentó que una ingesta muy continuada de gambas o de salmón acaba generando un mayor riesgo para la salud que no otra cosa, debido a la alta concentración de dioxinas que concentran estos alimentos. También hizo un incisivo comentario sobre Paul Connett, el profesor de Química por la Universidad de Saint Lawrence, en Nova York, persona que siempre es citado por los miembros de las plataformas contra cementeras. El Dr. Domingo sugirió que la plataforma busque a otro referente, porque este señor no sólo lleva muchos años jubilado, sino que hace casi veinte años que no publica nada en revistas científicas de prestigio, y tiene escaso crédito en el mundo académico.
La Sra. Comellas hizo también una aportación en la clausura del acto que creo que resume la Jornada: en pleno siglo XXI, los riesgos de nuestra sociedad provienen más de la forma cómo vivimos que no cómo producimos. ¡Interesante conclusión!

dimecres, 7 d’abril de 2010

Miles Davis. Kind of Blue

Esta obra fue grabada en estudio, en Nueva York en 1959, por unos de los compositores y trompetistas más importantes del siglo XX, Miles Davis. En la grabación acompañaron a Miles legendarios músicos de jazz: John Coltrane al saxofón o Paul Chambers en el contrabajo. El disco es una obra maestra del género y una de las producciones musicales de culto más veneradas. Aquí tenéis la prueba.


Quien teme el debate no es demócrata

El que tiene miedo al debate, tiene miedo a la democracia. Uno de los ejemplos más recientes y claros ha sido la discusión en Estados Unidos sobre la sanidad pública ¿A alguien, en su sano juicio, se le puede ocurrir que el tema de la sanidad pública pueda zanjarse sin debate público? ¿Hay alguien que puede llegar a pensar que la mejor manera para decidir sobre el asunto es desautorizar la diversidad de opiniones, prohibiendo o limitando la posibilidad que oponentes y defensores hablen y debatan sobre ella? ¿Sobre sus pros y contras, y, además zanjar el debate a puerta cerrada? Nadie que crea en la democracia opinará así.
En Montcada i Reixac un grupo de ciudadanos pretende algo parecido con el tema del combustible de la cementera Lafarge. No quieren que se debata en público el asunto, hablar de pros y contras. No desean que las diferente opiniones se puedan manifestar públicamente, de forma pacifica, razonada y civilizada. Sólo quieren imponer, megáfono en ristre, su opinión, por encima del resto de opiniones, y buscan personajes del mundo de la universidad, o de donde sea, que defiendan sus mismas posiciones para presentarlas cómo verdaderas, únicas y universales.
El que teme al debate, desconfía de la democracia. Son los que criminalizan a los que no opinan como ellos, ya estén en desacuerdo con lo que dicen, tenga una opinión neutral o pretendan facilitar los instrumentos para el contraste de opiniones, para el debate. Son los mismos que difunden alarmas infundadas sobre la salud de la ciudadanía (cánceres, malformaciones, esterilidad, etc.), de nuestra ciudad, de nuestros barrios, los que atizan y manipulan la sombra de las sospechas, los que, desde el anonimato, hacen política enmascarada, con intereses de partido.
Muchos de ellos, de vieja raigambre comunista, y acostumbrados al ideario del partido único, desconfían de los debates, del contraste de opiniones, en el fondo no creen en la participación, aunque hagan bandera de ello. Creen que la razón es única y, cómo no, ¡está de su parte! Digas lo que digas, opines lo que opines o cuestiones lo que cuestiones, a ojos de estos iluminados estás equivocado. Es una Inquisición laica que pontifica sobre lo que le conviene a la gente, sin permitir que opinen.
El 8 de abril está previsto que se celebre en Montcada i Reixac un debate abierto, público y contrastado sobre la biomasa como combustible alternativo en los hornos de las cementeras. Los señores que se oponen a este debate, megáfono en mano, vienen amenazando con no dejar celebrar la jornada de reflexión. Impedir que se lleve a cabo. Boicoteándola y limitando el derecho a la información, participación y al contraste, a que conozcamos los pros y contras de la biomasa. Amenazan con exigir mi dimisión como alcalde de esta ciudad si llega a celebrarse. ¡Vaya novedad! Si por ellos fuera yo no sería alcalde, no ahora, si no hace años, en contra de lo que viene opinando la mayoría de los ciudadanos de esta ciudad cuando votan. Nada nuevo. Sé que los señores del megáfono siempre me han tenido un gran aprecio y me han deseado lo mejor. Si fuera por muchos como ellos, aquí, en otras ciudades, o países, las alternancias políticas no se refrendarían en las elecciones, sino a golpe de manifestación. Pero, por fortuna para todos, para la salud democrática de nuestro modelo de convivencia, la legitimidad del gobierno se gana en las elecciones, no por el grito más alto. Yo lo que les propondría es que con toda esta actividad política que están llevando a cabo, se presenten a las elecciones democráticas, jueguen limpio y se quiten la careta de una vez por todas. Que den la cara y que no se escondan detrás de la pancarta, detrás del megáfono.
Como demócrata, como socialista y como luchador por las libertades políticas, lamento profundamente que alguien pretenda impedir celebrar un debate abierto y público, sea cual sea el tema que trate.
La línea roja que nadie con responsabilidad de gobierno dejará franquear es aquella decisión que restinga o limite las libertades a la información, al trabajo o la salud. Cualquier acción que amenace la calidad de vida de nuestros ciudadanos, al derecho al trabajo, la protección de la salud, o la calidad de nuestra democracia, tendrá ahora , y mientras sea alcalde, mi oposición y mi rechazo más firme. ¡Quién se han pensado que son!