divendres, 29 de gener de 2010

Ver un mundo estúpido

La proliferación de la tele basura parece que no tiene límites. No dejan de prodigarse programas y más programas que ahondan en la estupidez humana, en las miserias, en el chafardeo, en la banalidad. Programas sin sentido, donde unos personajillos de tres al cuarto venden lo que nadie les compra en su vida privada. Mercadean con sentimientos que van desde la humillación más vil, hasta el insulto más repugnante.
Hace años salió al mercado un libro con gran impacto, Homo videns. La sociedad teledirigida, de Giovanni Sartori, donde el autor italiano advertía que el homo sapiens, un ser caracterizado por la reflexión, por su capacidad para generar abstracciones, se está convirtiendo en lo que dio en llamar un homo videns, una criatura que mira pero que no piensa, que ve pero que no entiende.
Asistimos a un homo videns postrado ante una televisión que caricaturiza el mundo real, y que transmite discursos pobres, con falta de significado. Donde la imagen y el color anulan el pensamiento. Donde todo va directamente al estómago, a los intestinos, a la sangre del televidente, sin pasar por el cerebro. La televisión de este siglo XXI es entretenimiento y margina cualquier función diferente. Culebrones o telenovelas, hacen la comparsa a realities shows con decorados de Las Vegas y personas sacadas de Los Simpsons, marionetas tristes y vulgares que compiten entre ellos por ver quién la dice o la hace más gorda, para poder ser llamado en el siguiente programa y aumentar su caché en el teatro de lo absurdo. ¡Penoso!, ¿verdad?
La primacía de la vulgaridad gana terreno al buen gusto, la cochambre inunda los pocos rincones de la privacidad de nuestras casas, antiguo refugio de los individuos, de las familias. Las imágenes, en el fondo, carecen de significado, son fuegos de artificio que emboban a miles de personas. Me entristece observar como la degradación del homo sapiens se eclipsa en la misma medida que ese encumbra el homo videns de Sartori, donde la imagen se presenta como veraz, única, omnímoda, y que provoca una fe ciega. Pero la imagen no es neutral, se elabora, se crea, se configura y manipula para provocar unas reacciones y no otras.
Se nos representa un mundo en secuencia de primeros planos a una velocidad incesante. Los medios de comunicación, la televisión en particular, en el fondo, y desde hace tiempo, está ganando el pulso a la democracia representativa. La política, los políticos, los discursos, los tempos o la puesta en escena, se adapta al lenguaje televisivo, no al revés. Y si no te interesa, no sales, o sales mirándote los demás por encima del hombro, o siendo diana de insultos de muchos, que sin dar la cara se escudan detrás de una pantalla de plasma que los protege en su anonimato
Ese homo videns, en el fondo, es una victima del sistema. A medida que aumenta su exposición al mismo, se reduce su mirada crítica. Muchas cadenas de televisión, por desgracia la mayoría, –pero también con honrosas excepciones–, asisten impasibles a esa degradación. No apuestan por contenidos de calidad. El resultado es qué vemos –o no queremos ver– cuando encendemos esa ventana al exterior que es la televisión, de omnímoda presencia en nuestras vidas. Al tanto, ¡no es broma!

dimecres, 20 de gener de 2010

El debat sobre la immigració: el cas de Vic

El debat sobre la immigració no s’acaba, ni comença, amb els fets de Vic. La immigració és un tema complex que no accepta solucions fàcils. Darrera està el model de convivència que volem tenir. Amb el tema de Vic s’ha aixecat una certa histèria. Tothom sembla tenir pressa en buscar una resposta a l'assumpte de empadronar si o empadronar no en funció del que diguin les lleis. El tema no és aquest. Perquè, diguin el que diguin les lleis, les persones no són il•legals. No hi ha cap persona al món que sigui il•legal. No empadronar a un grup de persones que viuen en un lloc, no resolt res, sinó al contrari complica més encara el tema. Són persones que existeixen, que necessiten viure sota cobert, que es mouen, que requereixen serveis per a ells i els seus fills, com qualsevol de nosaltres.
Institucionalment, hi ha també un tema de fons: les competències en matèria de immigració. Ni els ajuntaments, ni els governs autònoms tenen competència en immigració. Qui ho determina és el govern de l’Estat, pel qual el control de fluxos és la seva màxima preocupació, on la política duta a terme ha estat ser molt estrictes en la concessió de permisos de treball i de residència per als no comunitaris, per tal d’evitar l’efecte crida. Quelcom, certament, raonable, i que és una pràctica usual a molts indrets. En aquest context els ajuntaments tenim poques competències sobre el tema, però, en canvi, moltes responsabilitats. Tot plegat ha desembocat en que l’economia submergida, i la situació de marginalitat és el destí final en el que es veuen abocats moltes d’aquestes persones. En situació de crisis econòmica, com la que estem travessant, la situació encara es complica més: els primers que surten del mercat del treball actiu, i que ingressan a l’atur –registrat o no registrat– són els darrers en arribar-hi, els que tenen menys qualificació professional, i els que han treballat en sectors més intensius en mà d’obra, és a dir: els immigrants. A més, aquest col•lectiu competeix amb les classes més populars autòctones, també castigades per la crisis, per l’accés als recursos públics. El resultat és que, entre molts catalans i espanyols en situacions socials més desafavorides, existeix la percepció que ells són els veritables marginats i que en canvi els immigrants se’n duen tots els serveis públics, sovint sense necessitar-los perquè falsegen i menteixen, i se’n aprofiten del sistema. Sigui veritat o no, el cert és que aquesta situació és optima pels discursos populistes de molts partits que volen treure profit de la situació. És el cas, entre altres, de Plataforma x Catalunya, formació política que, per cert, té 4 regidors a Vic, sobre un total de 21, havent estat la segona força amb més vots, a les eleccions municipals de 2007, per darrera de CiU. Aquesta situació no és única a la capital d’Osona. Es repeteix a altres municipis amb una alta concentració d’immigrants.
El PP ara es frega les mans en aquest context. Ja ha fet públic que el tema de la immigració serà un tema central de campanya electoral. Gens nou, si recordeu el vídeo que el PP de Badalona va elaborar sobre la immigració, amb un rerefons manipulador i de tints xenòfobs. Pels populars, com pitjor li vagi a Espanya, millor per a les seves intencions electorals. Quants més problemes apareguin o provoquin més vots potencials poden recollir.
Sóc de l’opinió que negar la inscripció dels immigrants en el cens de Vic és irresponsable, al marge –si se’n permet l’expressió– del que diguin les lleis. Francament, crec que al Consistori de Vic no hi ha hagut mala voluntat en la proposta de no censar als irregulars, com a màxim una certa manca de visió. Les persones no són il•legals, com a màxim estan en situació irregular. Negar la inscripció a aquestes persones no soluciona el problema, el fa invisible durant un temps, però provoca més problemes. Aplicar aquesta política és com si a algú li fes mal el braç, i decideix tallar-se’l. Una veritable irresponsabilitat.
Ningú neix amb papers, i són molts els que han nascut fora del lloc on resideixen. Jo mateix sóc un exemple, però hi ha molts més: el Rei Joan Carles no va néixer a Espanya, va néixer a Roma, i la seva dona a Grècia, amb una religió diferent a la catòlica, i ves per on són Reis d’Espanya.
No ens equivoquem, el veritable debat és sobre la pobresa i la marginalitat, i quina resposta volem donar. Girem o no la cara davant d’aquesta situació?

dimarts, 19 de gener de 2010

La Cruzada del obispo Munilla


Soy de los que piensan que las creencias forman parte de la exclusiva intimidad de las personas. Creer o dejar de creer en algo o alguien es una potestad personal de los individuos. Nadie debe interferir en ello. Los comunismos y las teocracias lo intentaron y así les fue. Debe respetarse todo con el único límite que esas creencias no interfieran en el desarrollo general de la colectividad, o que se presenten como excluyentes de otras.
Las iglesias han sido verdaderos artífices de un lento pero eficiente entramando de poder. Como la hiedra han ido creciendo y solidificando verdaderas estructuras de poder terrenal, el único poder que sepamos hasta el momento existe. Las iglesias, todas las iglesias, a partir de determinados hechos fundacionales han ido creando una organización de poder compleja, jerárquica y dependiente, ideando liturgias y dotándose de funcionarios con el único objetivo de perpetuar el propio modelo y proteger las supuestas esencias fundacionales.
En este marco, y desde los últimos tiempos, estamos asistiendo al enésimo episodio de la jerarquía católica española, que se opone a casi todo lo que sucede en su entorno, en una lucha a ciegas contra un infiel, contra un enemigo, muchas veces imaginario. Dejando al lado Roucos Varelas y compañía, ahora en el País Vasco, el obispo Munilla está orquestando una Cruzada como nunca habíamos visto por Euzkadi. No quiero volver a citar el desplante que tuvo que sufrir el pasado diciembre ante los curas de la diócesis de Guipúzcoa al considerarlo públicamente no idóneo para el cargo. Nunca hasta ahora había sucedió algo parecido, ni el País Vasco, ni en ningún otro sitio.
Munilla pertenece al sector más conservador del episcopado. Ha llegado a criticar con dureza el Concilio Vaticano II, aquel que abrió, por fin, la Iglesia Católica a la edad moderna, lástima que con 4 siglos de retraso, porque se inicio en 1962. Imagínense qué perfil tendrán aquellos que, como Munilla, llegan a criticar el Vaticano II. En fin, eso es sólo una anécdota. Últimamente se ha prodigando en comentarios desafortunados sobre que la supuesta deriva moral de los españoles causa más desgracias que el terremoto de Haití, o lo desgraciados que pueden llegar a ser niños que no nazcan en familias heterosexuales, cristianas y tradicionales. Siendo ya clásico el posicionamiento opuesto a preservativos, y demás.
El señor Munilla, no por ser vasco, donostiarra y euskaldun, supone automáticamente que sea el más adecuado para desarrollar su función. Hace falta una habilidad integradora y de respeto a las diferencias de la que adolece el nuevo obispo. Si se me permite, hace falta una cierta sensibilidad nacionalista con un ligero progresismo civilizado. En Catalunya y en el País Vasco la moderada y no beligerante sensibilidad nacionalista del clero siempre ha sido un activo para la iglesia. Su defensa de la nación, de la lengua, de la cultura y la historia le ha acercado al pueblo. Comprender y defender el hecho diferencial ha contribuido a ganar muchas luchas políticas de las que toda la feligresía se ha beneficiado, creyentes y no creyentes. Sabemos que la sensibilidad nacionalista por si sola no es garantía de nada pero sin ella, menos aún en el País Vasco. El PNV, conocedor de esta realidad, ha intentado siempre dominar la iglesia-país, intentando construir lo que yo he dado en llamar euzkoklero. Los episodios de determinados miembros de ese euzkoklero han llegado a ser esperpénticos, llegando a blandir más la txapela que la cruz. Por favor, ni una cosa ni otra.
Sr. Munilla, y euzkoklero, se debe aprender a mirar fuera de los muros, comprender lo que sucede, acercarse a los que sufren, a las victimas, unas y otras, y contribuir al desarrollo de la comunidad, con humildad, convencimiento y tolerancia.

divendres, 15 de gener de 2010

La cementera Lafarge: de oca a oca y tiro… ( y 2)


Como decía en la reflexión anterior, últimamente, estamos viviendo en la ciudad diferentes episodios políticos relacionados con la cementera Lafarge. Algunos bien curiosos. El pleno extraordinario del pasado 14 de enero nos permitió ver con claridad el papel político que cada grupo municipal representa en este tema. Pondré algunos ejemplos. El Partido Popular, que hasta hace poco defendía que Cementos Lafarge operase en nuestro territorio con total tranquilidad, porque generaba riqueza y puestos de trabajo, ahora se mueve en un oportunismo demagógico, tan visible como grotesco. Que si sí, que si no, que si no, que si sí. Malpensados dicen que el populismo de los del PP ya no cuela y que querer rascar votos en un feudo de izquierdas, como es el barrio de Can Sant Joan, un descaro que desacredita el supuesto acercamiento. A IC-V, en boca de su portavoz, el Sr. José Maria González, tampoco le salen las cuentas. Tiene ante sí una buena papeleta. Su partido es el que gestiona la Conselleria de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya, con el Conseller Francesc Baltasar como máximo responsable de autorizar o no la quema de este o aquel combustible para el horno de la cementera. ¿Qué es lo que pasa? Uno dice una cosa y el otro, otra. Todo un lío dentro de su partido que no hay quién se entienda. Iniciativa quiere nadar y guardar la ropa en este tema, pasar de puntillas. El caso de ERC tampoco deja de sorprender. Siempre ha planteado su cierre a cualquier precio, de forma inmediata y saltándose a la torera los derechos de la propia empresa, de los trabajadores o incluso las competencias que son de la Generalitat de Catalunya. En cambio, en el Pleno del 14 de enero, midió sus palabras como nunca, haciendo malabarismos lingüísticos y políticos para salir del paso. En fin, el tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio.
Los socialistas y las socialistas no hemos cambiado nunca nuestra línea argumental. Siempre nos hemos posicionado claramente a favor de la salud y de los puestos de trabajo, así como del control de las emisiones de Lafarge y de cualquier empresa que opere en el municipio. Me inquieta que alguien trate a la ligera el riesgo que todo esto representa sobre los puestos de trabajo. Nos preocupa la calidad de vida de los ciudadanos que viven y trabajan en Montcada i Reixac. Desde siempre lo hemos tenido muy claro. Con la fábrica Valentine luchamos por preservar la actividad económica en el municipio y conservar los puestos de trabajo. Con la antigua Intorsa, y después, Daicolorchem, como recientemente con Aismalibar hemos luchado con los trabajadores y con los comités de empresa para intentar preservar los puestos de trabajo. No siempre los resultados nos han acompañados, pero siempre hemos intentado preservarlos y lo continuamos haciendo.
En un tema como éste, y como Alcalde, debemos exigir que la Generalitat de Catalunya ofrezca las máximas garantías de que las emisiones o el tipo de combustible que se utilice, se diga como se diga, sea inocuo para la salut de los ciudadanos. Debemos exigir estudios independientes que nos aseguren que la salut está protegida y que no están envenenando a nadie. Debemos ser reflexivos, serios y responsables con todo este tema y no generar alarmas sociales ni por los defensores ni por los detractores de la cementera. Nuestra obligación es preservar y proteger la salud de las personas y asegurar la calidad de vida de los ciudadanos. No vale la demagogia ni el oportunismo político de los partidos políticos para rascar votos. Sólo vale la objetividad de los estudios que nos deben asegurar que la actividad de la cementera es compatible con el resto de actividades y con la convivencia en la trama urbana. Esto no es un juego de azar, no es juego de la oca, como muchos parecen entender. Dicho esto, nadie duda que a medio y largo plazo deba debatirse el futuro de la cementera, una actividad que como ésta es una excepción dentro de las áreas metropolitanas, y más dentro de un núcleo urbano como es el de Montcada i Reixac. Todo se andará.

La cementera Lafarge: de oca a oca y tiro… (1)

El pasado 14 de enero celebramos en Montcada i Reixac un pleno extraordinario con un único punto en el orden del día: Cementos Lafarge. El Pleno, que generó una gran expectación entre defensores y detractores de Lafarge, concluyó con un posicionamiento unitario entre todos los grupos municipales. Se acordó solicitar a la Generalitat de Catalunya que suspenda el otorgamiento de la autorización ambiental definitiva en la utilización de biomasa como combustible en el horno de la cementera ubicado en nuestro municipio hasta que se tengan datos suficientes, y sólidas garantías, de que la actividad de la cementera no representa un riesgo para la salud de vecinos y trabajadores.
Como Alcalde, estoy muy satisfecho del posicionamiento común de todos los grupos municipales, de todos los regidores y regidoras, en un tema tan importante para la ciudad como es éste. Mi objetivo, como he indicado en muchas ocasiones, es preservar y conversar la salud de todos y todas, de vecinos y trabajadores, a la vez que proteger los puestos de trabajo de los trabajadores y trabajadoras de la empresa. A partir de aquí me gustaría hacer un par de reflexiones sobre este asunto.
Como hemos podido comprobar, de un tiempo a esta parte, cualquier analista local ha podido observar que hay voluntades interesadas en volver a convertir el asunto de la cementara Lafarge en un tema de ciudad. Los temas de ciudad son aquellos que generan defensores y detractores. Respirar oxigeno o comer cada día nunca será un tema de ciudad, porque no tiene opositores. Los temas de ciudad son, sobre todo, asuntos que toman o recobran popularidad entre la ciudadanía con opiniones enfrentadas. Vaya por delante que la convivencia de una cementera con un núcleo de población cercana, como es el barrio de Can Sant Joan, nunca ha sido fácil ni pacífica, ni ahora ni en el pasado, y menos lo será en el futuro. No sólo por el impacto físico que representa una fábrica mastodóntica como ésta, sino porque las emisiones que provoca siempre estarán en tela de juicio, bajo sospecha continua. En los tiempos que vivimos nadie quiere tener a su lado actividades que le perjudiquen. Es lo que se conoce como el fenómeno NIMBY, siglas inglesas que significan Not In My Back Yard (no en mi patio trasero). Consiste en el movimiento de oposición que generan determinados ciudadanos, organizados en plataformas, para enfrentarse a los riesgos que supone la instalación en su entorno inmediato de ciertas actividades o instalaciones que son percibidas como peligrosas, o debido a sus externalidades negativas.
Las centrales o cementerios nucleares, más las antenas de telefonía móvil, las instalaciones de narcosalas, o las incineradoras son ejemplos que provocan estas reacciones entre determinados vecinos. Yo creo que, por poner un ejemplo, los ciudadanos de Vandellós, lo que deben exigir son estrictos controles de seguridad de la central nuclear que tienen en el municipio, o los vecinos que viven al final de la avenida Meridiana de Barcelona no pueden pretender que se cierre la C-58 o la C-33 porque pasen muchos vehículos cerca de sus balcones, lo que si deben hacer es exigir una convivencia pacífica, con el derecho a la movilidad, al descanso y al desarrollo sostenible.
Con las cementeras sucede algo parecido, sus defensores hablan que la sociedad no puede dar la espalda a la necesidad de cemento que tienen nuestra economía, ni negar que las emisiones y los controles ambientales son estrictos, además de que hay muchos puestos de trabajo en juego y muchas empresas auxiliares vinculadas directamente. Los detractores afirman que las muertes por exposición a sus emisiones, o las enfermedades crónicas que provocan las cementeras deterioran la calidad de vida de los vecinos y son una amenaza, y que por el vil lucro de la empresa se pone en juego la salud de las personas que viven cerca o trabajan en ella.
En política, debemos contemplar la máxima objetividad a la hora de valorar lo más conveniente para la ciudadanía. Esto no es el juego de la oca, como muchos parecen entender. El objetivo número uno de la política local es la calidad de vida de los ciudadanos. El acceso a la educación, a la salud, o al trabajo, entre otros. Si alguno de éstos se resiente, debemos poner remedio. Ese es mi objetivo.

dimarts, 12 de gener de 2010

La oposición y algunos temas de ciudad: los presupuestos municipales para el 2010

La sesión de aprobación de unos presupuestos públicos son, tras los discursos de investidura de presidentes o alcaldes, uno de los actos de mayor trascendía política de cualquier legislatura. Si los presupuestos son la política en números, la sesión donde se presentan y debaten es la esencia misma de la democracia parlamentaria. Podemos decir que la sala de plenos se convierte en un verdadero coso político donde se miden las fuerzas, los argumentos, donde se defiende y se critica, donde, dialécticamente, se baten los diferentes portavoces, donde se esgrime la política en estado puro. Todo ello exige una preparación minuciosa, un argumentario rico, además de llegar preparado y convencido a la sesión, sabiendo qué se defiende y qué se ataca, planteando alternativas, soluciones y mejoras en la acción de gobierno.
Pues bien, el pasado 8 de enero celebramos en Montcada y Reixac un pleno extraordinario donde se presentaban los presupuestos municipales para el 2010. Es decir, una sesión de máxima importancia política. Al acabar, y ya con los presupuestos aprobados con el voto afirmativo del gobierno de la ciudad, la sensación que tuve como Alcalde es que la oposición había divagado como nunca. Desde el primer momento me dio la sensación de que habían preparado poco la sesión. Sospecha que quedó confirmada en las diferentes intervenciones de los portavoces de la oposición. Mientras los escuchaba no dejaba de pensar en el sentido de la política. Creo que un debate de presupuestos exige más rigor, ganas y preparación que el que pude observar. En él, no se puede hacer demagogia diciendo, como oí de la portavoz de la derecha más rancia, que hay que bajar impuestos y ofrecer más servicios, algo parecido a proponer que con menos se haga más, o que cualquier trabajador con menos sueldo tenga un coche más grande o se vaya de vacaciones más lejos, más días y a un hotel más caro. Tampoco se puede decir en una reunión de presupuestos que el de este año es irreal, porque se ha incrementado un 1%, como comentó otro portavoz de la oposición, o que el presupuesto de educación baja un 80% respecto al año pasado. El presupuesto de educación no baja, sino que sigue una tendencia creciente, y el presupuesto de todo el Ayuntamiento para este año es muy austero, ha aumentado un porcentaje casi residual, si lo comparamos con que tenemos más población, más servicios que ofrecer y más proyectos de ciudad que atender. Yo creo que los presupuestos municipales –por ende la acción de gobierno– deben ser racionalmente incrementalitas y ambiciosos. No de una forma desproporcionada o descerebrada pero si siendo consciente, por poner algunos ejemplos, que la mayor oferta de plazas de guardería, alumbrado y limpieza viaria de nuevas calles, arreglo de vías públicas o los nuevos equipamientos municipales, son servicios que se ofrecen a la ciudadanía, pero que todo ello representa una inversión, un coste. El paroxismo llegó a su punto álgido cuando los portavoces de la oposición empezaron a mezclar churras con merinas. Confundiendo tocino con velocidad, llegando a conclusiones surrealistas de un presupuesto que como el que aprobamos el pasado 8 de enero si algo lo caracteriza es por su rigor, ambición de ciudad y compromiso de servicio. En definitiva, un presupuesto que avanza un paso más en el Plan de Acción Municipal, el compromiso de legislatura que adquirimos con toda la ciudadanía. Y es lo estamos haciendo.