dimarts, 17 de març de 2009

El porqué de las ARES, las Àrees Residencials Estratègiques

La Generalitat de Catalunya inicia en 80 municipios una acción decidida para garantizar el derecho a la vivienda digna y asequible. Inicialmente, las ARES han nacido para dar una respuesta positiva al déficit de vivienda protegida. En esto momentos, además, nos encontramos con un segundo objetivo: la reactivación de la construcción y del sector inmobiliario.
La propuesta crea un consorcio gestor entre el Ayuntamiento e INCASOL, con la voluntad, en primer lugar, de ubicar las ARES en aquellos emplazamientos, donde las dinámicas locales lo faciliten en función del interés local, y, en segundo lugar, para redactar y aprobar los proyectos de reparcelación.
El objetivo es que durante el año 2010 se pueda urbanizar el suelo disponible, y que los primeros pisos puedan salir al mercado el año 2012.
Sin lugar a dudas, la tramitación ha sido ejemplar y muy ágil. En un año y cuatro meses se han aprobado los planes directores. Según el Conseller Nadal en recientes declaraciones: "activar este suelo no será la condición suficiente para poner fin al déficit de viviendas, pero si que es la condición imprescindible para cumplir los objetivos de garantizar el derecho a la vivienda digna y asequible y, sobre todo, en este momento, reactivar la economía, reactivar el sector de la construcción".
La ARE prevé establecer convenios con constructores que no deberán pagar suelo, estableciéndose en su caso un mecanismo de permutas. Además se establecerán fases para la construcción al ritmo que permita la situación económica en cada momento. Se han establecido negociaciones con el Banco Europeo de Inversiones para buscar líneas de crédito que permitan financiar las inversiones.
Por definición las ARES se han de emplazar en municipios con capacidad para generar núcleos vertebradores del territorio con continuidad en el tejido urbano existente o previsto, con buena accesibilidad a la red del transporte público y de suministro de agua potable. La densidad prevista es de 50 viviendas por hectárea y el 50% ha de ser vivienda protegida. Se prevé dotación suficiente de suelo para espacios públicos y de equipamientos educativos sanitarios y deportivos, así como zonas de ocio, parques, jardines, etc.
En Montcada i Reixac este planteamiento encaja en el nuevo ensanche de la ciudad: Mas Duran, cuestión que permitirá enlazar el barrio de Can Pomada con el resto de la trama urbana en un continuun urbanístico que vertebrará mejor que nunca nuestra ciudad.
En el próximo articulo explicaré, en detalle, el porqué de la ARE en Montcada i Reixac, donde se prevé la construcción de 1.050 viviendas de venta libre, y 1.080 de vivienda protegida.