divendres, 9 d’abril de 2010

El enemigo a batir son los prejuicios del pasado

El 8 de abril se celebró en Montcada i Reixac una importante jornada sobre salud ambiental organizada por CEMA, Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente. Participaron diversas personalidades representativas del mundo de la Universidad, del Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya y de la Fundación CEMA. El desarrollo de la jornada, a pesar de las amenazas de boicoteo de un colectivo minoritario, fue exquisito. Como también lo fue el comportamientos de los trabajadores y trabajadoras de Lafarge que, en manifestación pacífica, se concentraron a la puertas del auditorio y que, aún coincidiendo con los miembros de la plataforma que se oponían a la cementera, en ningún momento entraron en provocaciones. Manifestando su confianza en el sentido común, en la defensa de la salud, del medio ambiente y de los puestos de trabajo. También quiero destacar la presencia de vecinos y vecinas de la ciudad interesados y preocupados por el tema que abordaba el encuentro ¡Algo muy comprensible! Nada que ver con los opositores que, megáfono en mano, no paraban de abuchear, acusando a la cementera de criminal y a los responsables políticos del municipio, cuando menos que corresponsables.
Dentro de la jornada, las aportaciones de unos y otros permitieron contrastar opiniones diversas sobre el impacto en la salud y en el medio de los combustibles de las cementeras. En el imaginario colectivo todos los asistentes teníamos en mente Lafarge cementos, la antigua Asland. En el turno abierto de palabras, el público pudo plantear con total libertad las dudas sobre la salud del medioambiente de nuestra ciudad derivada de la actividad de la cementera.
El resumen del debate fue perfectamente desgranado por las diferentes ponentes y se sintetiza en una conclusión: no hay indicios significativos que la actividad de la cementera perjudique a la salud del los vecinos o de los trabajadores, ni en el medio ambiente. Es más, tienen un mayor impacto en la salud y en el medio el tránsito rodado que soportamos las ciudades urbanas que no otra cosa. Todos los ponentes insistieron en que el tránsito rodado es el contaminante numero 1 de nuestras ciudades. En Montcada i Reixac cada día pasan más de 300.000 vehículos por nuestro municipio. Aún así, muchos se empecinan en decir que la cementera mata o provoca enfermedades. Y eso no es verdad. Hay que decirlo alto y claro.
Lo he comentado en más de una ocasión y vuelvo a repetirlo. La cementera no es el enemigo a batir, el enemigo son los perjuicios derivados del pasado. Ahora, más que nunca, cumple de sobras con las exigencias medioambientales establecidas no sólo en España, sino en la Unión Europa. Exigencias que son las más exigentes de todo el mundo. Y además, y esto no hay que olvidarlo, generan responsabilidad penal para el que las incumpla. ¡Poca broma! El mapa medioambiental apunta que la calidad del aire en Montcada i Reixac desde los últimos años viene mejorando de forma más que significativa. Aún así, parece que hay una crisis de confianza en estos datos objetivos que acaba siendo preocupante. Al igual que la calidad de los lodos o la composición de la biomasa. No hay duda que hay que explicar más y mejor todo esto para disipar cualquier tipo de vacilaciones.
Des de aquí también quiero reconocer la presencia en la jornada de los dos concejales del Partido Popular, y de los dos de ERC. Asistieron al acto y participaron activamente en el debate. Esto les honra. La portavoz de ERC acabó aceptando que la valorización es una alternativa segura, mejor que el petróleo de coque, pero, lo que son las cosas, no lo planteaba como opción posible en Montcada i Reixac. Uno se queda perplejo ante esta afirmación. Quizá la portavoz Republicana debería pedir consejo al Alcalde de Alcanar, que también es de ERC y tiene en su municipio una cementera que valoriza. En fin, la doble moral a la que nos tienen acostumbrados algunos. El único partido que faltó fue IC-V. Una gran paradoja, por cierto, ya que una de las ponentes, la Sra. Maria Comellas, Directora General de Qualitat Ambiental del Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya, es de IC-V y defensora de la biomasa. Quizás es que estaban afuera defendiendo los intereses de la plataforma.... o los suyos propios. Lo que son las cosas, ¿verdad?
La Jornada sobre Salut Ambiental fue un éxito de público y todo el mundo pudo contrastar con toda libertad las diversas opiniones al respecto. Quisiera recoger algunas notas de los ponentes que considero significativas. El Dr. Domingo, Director del Laboratori de Toxicologia i Salut Mediambiental de la Universitat Rovira i Virgili, vino a decir que la preocupación de unos cuantos sobre la cementera de Montcada i Reixac está totalmente infundada. Nunca como hasta ahora las emisiones de la cementera habían estado tan controladas y con una calidad del aire en Montcada i Reixac similar a las otros municipios sin cementera. De forma distendida comentó que una ingesta muy continuada de gambas o de salmón acaba generando un mayor riesgo para la salud que no otra cosa, debido a la alta concentración de dioxinas que concentran estos alimentos. También hizo un incisivo comentario sobre Paul Connett, el profesor de Química por la Universidad de Saint Lawrence, en Nova York, persona que siempre es citado por los miembros de las plataformas contra cementeras. El Dr. Domingo sugirió que la plataforma busque a otro referente, porque este señor no sólo lleva muchos años jubilado, sino que hace casi veinte años que no publica nada en revistas científicas de prestigio, y tiene escaso crédito en el mundo académico.
La Sra. Comellas hizo también una aportación en la clausura del acto que creo que resume la Jornada: en pleno siglo XXI, los riesgos de nuestra sociedad provienen más de la forma cómo vivimos que no cómo producimos. ¡Interesante conclusión!